Máquina de reciclado en oficina

¿Por qué a las empresas les conviene la responsabilidad social y ambiental?

Por Paola Ramírez | Reportera                                          

La responsabilidad social y ambiental de las empresas son dos conceptos que han ganado cada vez más relevancia a lo largo de los últimos años. A grandes rasgos, estos programas estratégicos se refieren a acciones puntuales por parte de las compañías para tener un impacto positivo en sus respectivas comunidades y en el medio ambiente.

La implementación de este tipo de prácticas en una compañía tiene diversos beneficios como la creación de programas para fomentar el desarrollo, educación e inclusión de la comunidad en que se desarrolla la organización, así como la preservación y cuidado del medio ambiente, ahorro de energía y la creación de cultura medioambiental entre los colaboradores de la empresa.       

Dichas acciones tienen diversos beneficios tanto para las compañías que establecen estas estrategias como para la población. La premisa de la que derivan estos conceptos es la transformación positiva de sus entornos, así como la reducción de los impactos negativos.

“Las empresas que apuestan por estas estrategias ayudan a mejorar sus comunidades, pero también mejoran en sí mismas. Al aplicar estas prácticas, las organizaciones se convierten en mejores lugares para trabajar. Asimismo, estos modelos pueden llevar a reducir costos, fortalecer vínculos con los clientes y, en términos generales, implica una clara diferenciación de la competencia”, señaló el doctor Guillermo Cruz, actual presidente de asesores del consejo y alta dirección y socio de RSM-México.

Los beneficios de la responsabilidad social y ambiental 

Los planes de responsabilidad social y ambiental empresarial tienen beneficios a nivel financiero, además de promover la fidelización de usuarios, incremento de ventas y productividad, entre otras bondades.   

En primera instancia, ayuda a crear mejores climas laborales, lo que se traduce en que los colaboradores se encuentren más motivados y comprometidos con la organización. En este mismo sentido, implementar más y mejores prácticas en este rubro puede facilitar la atracción de talento y disminuir la rotación de personal. 

Otro de los beneficios de la responsabilidad empresarial se encuentra una mayor fidelización de los clientes. Los consumidores suelen preferir a las organizaciones que priorizan a su comunidad y el medio ambiente sobre las utilidades. 

De acuerdo con cifras de un estudio realizado por Verizon y Campbell Soup, los programas de responsabilidad social corporativa bien diseñados aumentan los ingresos hasta en un 20% e incrementan el compromiso del consumidor hasta en un 60%.

Atracción de inversionistas

“Relacionado con los puntos anteriores, la implementación de estas estrategias puede ayudar a que la marca se posicione y sea valorada como un proyecto con causa social y ambiental. Tener una buena reputación y buenas prácticas puede ser el impulso necesario para llamar la atención de inversores y poder expandirse a nuevos mercados”, agregó el doctor Cruz.

En el lado financiero, estas prácticas pueden ayudar a reducir costos gracias a hábitos como el reciclaje, el ahorro de energía, manejo de residuos y gestión eficiente de recursos.

Adherirse a estos planes de responsabilidad social y ambiental incentiva a las empresas a diseñar productos y servicios más innovadores para tener un impacto menor en el medio ambiente, lo que ayuda a diferenciar su oferta de la competencia.  –sn–

Máquina de reciclado en oficina
Máquina de reciclado en oficina

¡Conéctate con Sociedad Noticias! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.