Derechos Humanos

Personas con trastornos mentales padecen falta de atención

Por Fausto Hernández | Reportero                                                      

La crisis de salud derivada del Covid-19 ha puesto de manifiesto la importancia del cuidado a la salud mental. Sin embargo, a nivel mundial aún estamos lejos de que sea considerado un asunto de prioridad para las instancias de salud, señala la organización Voz Pro Salud Mental (VPSM).

Este 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental. De acuerdo con la Federación Mundial de Salud Mental (WFMH por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), el lema de la campaña para este año es “Salud mental en un mundo desigual”.

Te puede interesar: Puebla afronta el Covid 19 con un sistema de salud fuerte: Miguel Barbosa Huerta

El llamado es urgente, ya que, según datos de la Federación Mundial de la Salud Mental, en países pobres o medios, entre el 75% al 95% de la población no tiene acceso a los servicios de salud mental. Pero la problemática es generalizada, ya que, en los países considerados de primer mundo, la gente tampoco obtiene los servicios adecuados.

Gabriela Cámara, quien preside de manera honoraria a la VPSM CDMX puntualiza que “la falta de inversión en salud mental es desproporcionada a la inversión total en salud, cuando no puede haber salud sin salud mental, lamentablemente, entre uno y otro, la brecha es amplia”.

VPSM agrega que las personas con algún trastorno mental no obtienen los servicios de calidad a los que por derecho les corresponden.

Estudios hechos por la propia WFMH en distintos países, incluido México, han revelado que llegan a pasar hasta 15 años para que los pacientes puedan recibir un tratamiento médico; estamos hablando de un tratamiento integral, que considere, tanto el aspecto médico, como el social y el psicológico, que en su conjunto han mostrado ser efectivos.

Te puede interesar: Presenta Roche resultados de ensayo para pacientes con Covid-19

El panorama luce complejo, porque se estima que para el 2030, la depresión y las enfermedades mentales sean la primera causa de discapacidad en el mundo.