Casi 5 millones de mujeres rurales en pobreza extrema: CAP

Por Gabriela Díaz | Reportera                                          

«Las mujeres campesinas no necesitamos limosnas ni programas asistenciales, requerimos herramientas para impulsar nuestro trabajo y que ese trabajo se convierta en una economía que satisfaga las necesidades de nuestras familias,  sobre todo las casi 5 millones de mujeres en extrema pobreza que viven en el campo» expresaron mujeres dirigentes de organizaciones campesinas agrupadas en el Congreso Agrario Permanente (CAP).

En las oficinas nacionales de la Central Campesina Independiente, destacaron que millones de mujeres trabajamos a la par de los hombres para hacer producir la tierra y sin embargo trabajamos en el marco de una gran injusticia hacia nosotras como sector.

Según estudios del Inegi del año pasado, en el país la pobreza extrema en la población femenina es una situación mayormente presente en el ámbito rural, pues 35.2 por ciento de las mujeres pobres multidimensionales está en pobreza extrema.

En el campo mexicano viven 13.9 millones de mujeres, lo que representa el 21.1% de la población del país por lo que urge implementar acciones que contribuyan a mejorar su bienestar y situación general.

Las mujeres dirigentes campesinas son: Laura Verónica López Vilchis, representante de la Confederación Agrarista Mexicana (CAM), Mariana González Torres, representante de la Unión General de Obreros y Campesinos de México-Jacinto López (UGOCM-JL), Isabel Velasco Mendoza, representante de la Coordinación Organizadora de la Unidad Campesina, A. C. (COUC);

Montzerrat Olvera Garrido, representante de la Unión General Obrera, Campesina y Popular, A. C. (UGOCP), Vianey Romero Durán, representante de la Central Campesina Independiente (CCI) y Cristina Herrera Ramírez representante del Consejo Nacional de Sociedades y Unidades con Campesinos y Colonos A. C. (CONSUCC).

«Sin financiamiento ni ayuda, las mujeres rurales trabajamos, sufrimos y regamos con nuestro sudor la tierra sabiendo que en cada surco crece un grano de esperanza para alimentar a nuestras familias y, quizá, un futuro mejor que aleje a nuestros hijos, de la marginación y la pobreza», expresaron.

Denunciaron que no solamente las mujeres rurales no tenemos crédito, acceso a insumos o a apoyos para proyectos productivos, sino que además cuando estos existen no benefician de manera igualitaria a hombres y mujeres acentuando la desigualdad de género en este nuestro campo mexicano. –sn–

¡Conéctate con Sociedad Noticias! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.