El tabaco también contamina los océanos: Salud Justa

Por Gabriela Díaz | Reportera                                               

Según datos del Centro Global para la buena Gobernanza en Control del Tabaco (GGTC, por sus siglas en inglés) los productos de tabaco dañan el ambiente desde su producción hasta el desecho de sus residuos, por ello, en el marco del Día Mundial de los Océanos, Erick Antonio Ochoa, director de Salud Justa, reitera la necesidad de generar políticas públicas para el control del tabaco que pongan un alto a las tabacaleras cuyas prácticas lesivas perjudican grandemente nuestros recursos naturales.

“Además de los daños provocados a la salud de las personas, el tabaco también contamina los océanos, provocando gastos millonarios. En México, los costos por contaminación marina ascienden a 2 mil 710 millones de pesos, mientras que por el manejo de basura llegan a casi 45 millones de pesos, dando un total de 2 mil 755 millones de pesos al año.

Infografía tabaco
Infografía tabaco

«La única forma de frenar este ecocidio causado por la industria tabacalera es mediante el diseño y la aplicación estricta de políticas públicas para el control del tabaco, que también aporta a las causas ambientales” señaló.

México enfrenta el deterioro de los ecosistemas, lo cual conlleva problemas como el agotamiento de los mantos freáticos, inundaciones y contaminación atmosférica “Para producir los cerca de 40 mil millones de cigarros que México produce actualmente para abastecer el consumo local y para la exportación, la industria tabacalera gasta entre 109 mil y 205 mil millones de litros de agua, entre 73 y 114 millones de kilowatts, además de generar emisiones de CO2 de entre 20 mil y 29 mil toneladas métricas” añadió Erick Antonio.

La industria tabacalera despliega campañas de supuesta responsabilidad social corporativa. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, utiliza el “blanqueo ecológico” como una estrategia para hacer más atractivos sus productos.

Por un lado, hace campañas para recolectar encendedores y por otro, vende y promociona nuevos productos de tabaco que utilizan baterías que contaminan el medio ambiente, como sucede igualmente con los cigarros comunes, que contaminan al fabricarse y al desecharse.

“En México se consumen 26 mil 600 millones de cigarros cada año, las colillas son el residuo sólido más común, alrededor de 55 millones de ellas se desechan a diario de manera inadecuada en México. Es momento de detener a las tabacaleras que enferman el planeta” finalizó Antonio Ochoa. –sn–

¡Conéctate con Sociedad Noticias! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.