Ucranianos cambian de profesión y se vuelven periodistas

SN Redacción | VOA                                                                   

Los ataques contra medios han renovado las conversaciones sobre el importante papel que juegan los contactos y los periodistas locales, y la responsabilidad que tienen los medios de comunicación extranjeros para garantizar la seguridad de todos los que trabajan con ellos.

WASHINGTON — Hace más de seis semanas, Yulia Zubova estaba comenzando un nuevo trabajo como gerente de exportación para una empresa de accesorios para el hogar en Kiev.

La mujer de 37 años, originaria de Donetsk, estuvo esperando esa oportunidad durante mucho tiempo.

“Era el trabajo de mis sueños”, dijo a la Voz de América vía telefónica. «Era una buena empresa que fabricaba lámparas elegantes y otros accesorios para el hogar y los vendía a muchos países del mundo».

Sin embargo, el sueño cambió dos días después, el 24 de febrero, cuando Rusia invadió Ucrania y Zubova, al igual que otros residentes en Kiev, se vio obligada a dejar su trabajo y todo lo demás.

Durante aproximadamente una semana, se quedó fuera de Kiev, queriendo ayudar en el esfuerzo de guerra pero sin saber cómo.

Luego llamó a un amigo que trabajaba como corresponsal o “asistente” con reporteros extranjeros.

“Me propuso hacer lo mismo en Kiev, diciendo que un periodista necesitaba ayuda”, explica Zubova. “Acepté el trabajo como una forma de ayudar a mi país durante este momento difícil”.

En la jerga periodística, los asistentes son personas locales que trabajan en estrecha colaboración con reporteros extranjeros en todo, desde asegurar entrevistas, traducir y reservar hoteles hasta trabajos más cruciales, incluido el asesoramiento sobre posibles amenazas y áreas prohibidas.

A menudo se trata de periodistas ya establecidos en su país de origen. Pero algunos como Zubova son nuevos en la profesión y aprenden en el trabajo mientras navegan por una zona de guerra.

“Esta es la primera vez que trabajo como corresponsal”, afirma Zubova. “Solo lo he estado haciendo durante tres semanas más o menos”.

Zubova tuvo que familiarizarse rápidamente con las demandas de la nueva profesión, confiando en gran medida en sus habilidades en el idioma inglés y su conocimiento de Kiev y sus alrededores.

“El primer periodista con el que trabajé era estadounidense, ha estado viviendo en Francia. Trabaja como autónomo para un periódico británico”, dijo.

Desde entonces, ha tenido tanta demanda que tuvo que referir a algunos periodistas a otros compañeros.

Antes de comenzar, dice Zubova, un amigo le advirtió que el trabajo no estaba exento de peligros.

“Me dijo desde el principio que hay cierto riesgo. Pero hoy en día, incluso quedarse en casa es un gran riesgo para nosotros en Ucrania”, reflexiona.

Las fuerzas rusas están acusadas de atacar a civiles, incluidos periodistas, en toda Ucrania.

Desde el comienzo del conflicto, varios periodistas han resultado heridos y al menos siete han muerto, incluida Oleksandra Kuvshynova. La joven de 24 años conocida como Sasha estaba asistiendo a Fox News. Fue asesinada por disparos junto con el fotógrafo Pierre Zakrzewski el 14 de marzo.

Fox News rindió homenaje a Kuvshynova , describiéndola como «increíblemente talentosa» y elogiando su trabajo para ayudar a los periodistas de la cadena a trabajar en Kiev.

Centrarse en la seguridad

Los ataques contra medios han renovado las conversaciones sobre el importante papel que juegan los contactos y los periodistas locales, y la responsabilidad que tienen los medios de comunicación extranjeros para garantizar la seguridad de todos los que trabajan con ellos.

La situación “es tan peligrosa para todos en todas partes” en Ucrania, asegura Daria Tarasova a la Voz de América.

Antes de la guerra, Tarasova fue editora y jefe de «Shuster Online», un programa transmitido en YouTube en Ucrania. Pero recientemente, ha estado ayudando a un equipo de noticias de CNN.

Con 15 años de experiencia en periodismo, Tarasova tiene una habilidad única para conectar a las personas y las autoridades locales con los periodistas extranjeros.

“Es muy importante mostrarle al mundo entero lo que está pasando en Ucrania”, dijo Tarasova. “Solo estamos tratando de hacer lo que podemos hacer”.

Con los crecientes peligros para los periodistas en Ucrania para cubrir la guerra, muchos organismos internacionales y organizaciones de medios han lanzado programas de capacitación y seguridad.

Entre ellos se encuentra Frontline Club, con sede en Londres, que está en proceso de establecer un centro para apoyar a los periodistas independientes en Ucrania.

El fotoperiodista británico Paul Conroy, que forma parte del consejo de administración, está ayudando a poner en marcha el centro.

En declaraciones a la VOA desde Polonia, Conroy estimó que alrededor de 3.000 trabajadores independientes se dirigieron a la guerra.

“Muchos de ellos son personas que es su primera vez en una zona de conflicto porque es muy accesible, porque está justo en el corazón de Europa”, detalló Conroy.

El Frontline Club brindará capacitación en primeros auxilios y entornos hostiles para “trabajadores independientes extranjeros o periodistas locales que necesitan ese tipo de asistencia en el terreno”, dijo.

Conroy fue atacado mientras estaba asignado en Siria con la fallecida corresponsal de guerra estadounidense Marie Colvin en 2012, y cubría guerras en todo el mundo. Hizo hincapié en la importancia de los reparadores y los reporteros locales en las zonas de conflicto.

“Sin el papel que juegan los corresponsales en el terreno, no habría noticias internacionales como las conocemos”, dijo. “Desde el momento en que entras en un país, estás fuera de tu zona y necesitas a alguien que conozca la situación local, que conozca la disposición del terreno».

“Cuando entras allí, estás a merced de la buena voluntad de la gente, y eso no solo se aplica a los periodistas independientes, también a las organizaciones de noticias internacionales como The Associated Press y Reuters. Necesitan asistentes y sin ellos, las noticias se verían muy diferentes”.

Compartiendo historias con el mundo

Oleksiy Muzhchyna, un hombre de 39 años que trabaja con periodistas extranjeros, incluido un equipo de Al Jazeera TV, financiado por Qatar, dijo que muchos corresponsales y periodistas ucranianos carecen de experiencia en la cobertura de conflictos, lo que los hace más vulnerables a los ataques rusos.

“La mayoría de los asistentes y periodistas en Ucrania no han recibido ninguna capacitación que garantice su seguridad y la de los periodistas extranjeros que están con ellos”, dijo Muzhchyna a la VOA.

Antes de la guerra, Muzhchyna trabajaba como gerente de marketing en Kharkiv. Ahora ayuda a las tripulaciones a informar sobre los ataques a su ciudad.

Muzhchyna dice que las organizaciones de noticias extranjeras tienen la responsabilidad de proporcionar a sus contactos locales los medios de protección, “porque, después de todo, son éstos los responsables de la vida y la seguridad de los periodistas [extranjeros]”.

Pero para Zubova, gerente de exportaciones convertida en asistente, ayudar a los periodistas extranjeros a transmitir al mundo lo que está sucediendo en Ucrania supera los riesgos asociados.

El nuevo trabajo es gratificante, tanto que Zubova cree que podría considerar un cambio de carrera después de la guerra.

“Me gusta mucho este trabajo”, apunta. “Siento que estoy en el lugar correcto ahora. Lo más interesante de este trabajo es presenciar muchas situaciones importantes y hablar directamente con las personas para compartir sus historias con el mundo”, concluye.

¡Conéctate con Sociedad Noticias! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.