Jorge Santa Cruz

Opinión | Jorge Santa Cruz | Muere un verdadero patriota, el General Gerardo Clemente Ricardo Vega García

Por Jorge Santa Cruz                                   

(Publicado de manera original en Sin Compromisos)                          

La comitiva integrada por reporteros, conductores de noticiarios y directivos de noticias de Radio Trece de la ciudad de México llegó puntual ese día a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Sería recibida, ni más ni menos, que por el general secretario, Gerardo Clemente Ricardo Vega García. La reunión —a la que asistió este reportero— sería confidencial, pero sin censura alguna.

El general de cuatro estrellas dio la bienvenida a los periodistas con gran cordialidad. Dispensó a cada visitante una afectuosa sonrisa y un apretón de manos espontáneo.

Militar respetuoso de las instituciones, Vega García comenzó su plática con una aclaración: el presidente de la República y comandante supremo de las Fuerzas Armadas, Vicente Fox Quesada, no sólo estaba enterado de la reunión, sino que la había autorizado.

Enseguida, dijo con voz afable, pero firme, que era el hombre mejor informado de México. «Yo estoy enterado de lo que pasa en lo alto del más recóndito cerro», enfatizó.

Luego de resumir los esfuerzos que hacía la Secretaría de la Defensa Nacional en pro de la seguridad de los mexicanos, el general secretario abrió la sesión de preguntas y respuestas. Dos, fueron los temas principales: la creciente violencia provocada por la delincuencia organizada y la situación política del país.

Gerardo Clemente Ricardo Vega García
Gerardo Clemente Ricardo Vega García

Todas sus respuestas fueron francas, sencillas, sin «maquillajes». Cuando la reunión estaba por concluir, alguien le preguntó si se podía comparar la agitación política que se vivía en el sexenio de Fox con la que prevaleció en 1968. La respuesta de Vega García fue breve, pero contundente: «Yo no quiero que vuelva a ondear en el Zócalo [de la ciudad de México] el trapo rojinegro».

El silencio que siguió a su respuesta fue absoluto. Hubo más de dos invitados que jalaron aire. El mensaje fue muy claro: la Secretaría de la Defensa Nacional estaba a cargo de un militar nacionalista.

La charla duró aproximadamente una hora. La despedida fue cordial. Resultaba innecesario decir que la información proporcionada por el general Vega García se mantendría en la confidencialidad. Todos los asistentes cumplieron con el compromiso asumido ante el titular de la Sedena.

Hoy, la Secretaría de la Defensa Nacional ha perdido a quien la dirigió entre el 1 de diciembre de 2000 y el 30 de noviembre de 2006. El general Vega García fue llamado por el Creador.

Supimos que aprovechó el retiro para seguir estudiando; era un apasionado de la investigación militar e histórica. Guardó absoluto silencio. Dejó el cargo de secretario de la Defensa Nacional con toda la dignidad y con un expediente impecable.

El general Vega García quiso hacer mucho más por México como secretario de la Defensa Nacional, pero se lo impidieron desde Los Pinos. Incluso, el que fue su jefe, Fox Quesada, se dedicó a promover la despenalización del consumo de marihuana después de que entregó el poder a Felipe Calderón (también, del PAN). Fox vio en la marihuana una oportunidad empresarial.

Hoy, cuando ya no está físicamente el general Vega García, el trapo rojinegro ondea en todo México. Y, desde Palacio Nacional se ordena que los militares abracen a los delincuentes, para que estos les correspondan con balazos.

* Periodista y académico universitario | @JorgeSantaCruz1

Columna anterior: Populismo, o cómo sacar provecho de los pobres

(El presente artículo se publicó de manera original en Sin Compromisos y se replica en este espacio con autorización de su autor)

Jorge Santa Cruz | Periodista
El periodista Jorge Santa Cruz
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es sociedad.png

¡Conéctate con Sociedad Noticias! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.