Negocios

Sobrevivir, es el mayor reto del sector del transporte: Padilla Zenteno

SN Redacción

Derivado del confinamiento y la suspensión de actividades económicas en el país, el uso del transporte público se redujo hasta en un 80 por ciento, por lo que urge una estrategia que permita mantener a flote la movilidad ciudadana, señaló Jesús Padilla Zenteno, presidente fundador de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM).

“Uno de los principales retos que vive el sector transporte hoy es el de la sobrevivencia en las diferentes figuras de participación, pues quienes operan todavía con la figura hombre-camión, lo único que han podido hacer es guardar sus unidades o sacarlas eventualmente para que el chofer pueda tener algún ingreso”, dijo.

Durante su participación en el 12º Congreso Internacional del Transporte (CIT 12), que organiza la AMTM, resaltó que el gremio transportista se ha enfrentado con otro desafío: “obtener los flujos suficientes para pagar créditos y proveedores, además de mantener la operación del transporte y cumplir compromisos con sus socios”, pues dijo que no todas las entidades financieras han sido generosas en otorgar tiempos de gracia para alargar los periodos de cumplimiento. 

En este sentido, Padilla Zenteno dijo que la emergencia sanitaria obliga a una reflexión y pone a prueba la capacidad de resiliencia del sector.

“La demanda cambió, el mundo cambió, las cosas no van a ser igual, nos tenemos que reorganizar, reestructurar los transportistas. Tener una mesa de diálogo donde proveedores, constructores, autoridades, transportistas y usuarios podamos converger en un debate amplio sobre qué hacer mejor para que la gente se movilice”, apuntó.

Durante la mesa de diálogo “La recuperación del sector transporte, retos y oportunidades”, destacó que la relación con el Gobierno tiene y debe cambiar pues se requiere de una gran inversión pública sin precedentes, así como una nueva alianza financiera para mantener la operación vigente del trasporte público.

“Convencer a los gobiernos de que de la mano de una bonita narrativa de cambio, venga también el esfuerzo de recursos para que esto sea posible en el entendido de que la movilidad es un derecho humano y por lo tanto requiere inversiones tan importantes como cualquier otra secretaría.  –sn–