Derechos Humanos, Nacional

Mirna García Morón, aspirante a la Codhem, ¿una espía? | Desde el balcón

Por Fausto Hernández 

Ha trascendido que una aspirante a ocupar la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem) se encuentra en el “ojo del huracán” luego de develarse que uno de sus “jefes” y protectores, el extitular de la Unidad de Inteligencia Financiara (UIF), Alberto Bazbaz, es investigado por las autoridades mexicanas como uno de los personajes que trianguló recursos a una empresa, afincada en Panamá, que derivaron en la adquisición de plataformas de espionaje conocidas como Pegasus.

Quizá es muy pronto para descartarla del proceso, pero ya se “encendieron los focos rojos” en el Congreso mexiquense luego de una publicación de Latinus-Investiga que describe la operación de estas empresas que adquirieron dichos equipos, por varios millones de dólares, y que eran operados por el  exflamante secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, quien actualmente se encuentra preso en una cárcel de los Estados Unidos sujeto a un proceso por su probable responsabilidad en diversos delitos que tienen que ver con el trasiego de drogas.

La figura de García Morón sale a la luz pública porque fungió como secretaria particular del funesto Alberto Bazbaz nada más y nada menos cuando era titular de la Fiscalía mexiquense; además, se ha desempeñado en el servicio público local, ha ocupado diversas posiciones en la altas esferas en la alta burocracia, particularmente en el Tribunal Contencioso Administrativo de dicha entidad, donde construyó una “brillante” carrera en el servicio público, pero siempre ligada al grupo Atlacomulco, que tiene como cabeza al expresidente Enrique Peña Nieto y a otros personajes como el desprestigiado Bazbaz, Raúl Cervantes o Alfredo Castillo.

Todavía en 2018, un medio de comunicación describía a esta funcionaria de la siguiente manera:

“Mal y de malas. Así se resume el desempeño de la magistrada presidenta del antiguo Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Estado de México (TRICAEM),  hoy Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de México. Y es que sus pares (a ella se le olvida que eso son y los trata como sus empleados, amén de humillarlos) no terminan de entender los desplantes, soberbia y el indigno trato que les prodiga esta servidora pública impuesta por el corrupto del exgobernador Eruviel Ávila.

Bien haría la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos del Edomex en poner un poco de atención a los caprichos e imposiciones de “señora presidenta”, quizá como una última concesión a la exconsejera Jurídica Luz María Zarza, hoy abogada general de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), quien tantos procedimientos dejó inconclusos, mal hechos y cuestionados, los mismos que hoy pretende tapar bajo la complicidad de un Tribunal que muy rápido perdió el prestigio que le dieron sus antecesores que, a diferencia con “la señora presidenta”, si tenían la solvencia moral y académica.

Aunado a ello, en todo momento entendieron que el papel fundamental de un Tribunal ésta para resolver los conflictos de los ciudadanos frente a los errores o fallas de las autoridades administrativas; pero que desde la llegada de “la señora presidenta” se ha convertido en un parque de diversiones o en un circo en donde esta funcionaria hace y deshace a su antojo. Con quienes trata, los trata como si fueran sus payasos, dispuestos a solaparle sus caprichos y taparle sus propios intereses, errores y engaños en la administración de Alfredo Del Mazo, que no es referencia de nada”.

Es así como los legisladores mexiquenses, integrantes de la Comisión parlamentaria de Derechos Humanos, deberán evaluar los perfiles de quienes pretender dirigir los destinos de la Codhem y no ceder a las presiones de los intereses políticos, porque traicionarían, con una mala decisión al pueblo mexiquense y al propio presidente Andrés Manuel López Obrador quien ha recalcado que no se debe traicionar al pueblo.

Creo que los diputados deberán hacer ya un cálculo político, si no quieren repetir la pesadilla que se vivió en la Ciudad de México, donde la oposición, conformada en una alianza, obtuvo el triunfo en nueve de las 16 alcaldías de la capital de la República, como un mensaje claro que “ya no permitirán más abusos y atropellos de quienes prometieron escucharlos y atender sus demandas”. Lo veremos en los próximos días.

El balcón

¿Estará enterado Alfredo Del Mazo de la gran actuación que realiza su pupila, “la señora presidenta” en el Tribunal de Justicia Administrativa del estado de México, de quien ella se dice protegida de él? ¡Ah!, ella no mueve ningún dedo sin antes consultarle a su asesora de cabecera, Luz María Paz, obvio para taparte cada una de las inconsistencias que heredó como Consejera Jurídica en la era de Eruviel Ávila. –sn–

Foto tomada del Trijaem