Congreso mexiquense
Nacional

Sólo simulación los principios de equidad de género en el Tribunal Electoral de la CDMX: Areli Feria

Por Fausto Hernández | Reportero

Pese a existir un bloque constitucional para garantizar los derechos políticos-electorales de las mujeres en México, “la resolución emitida por el Tribunal Electoral de la CDMX para modificar las listas de asignación de diputados por el principio de representación proporcional para el Congreso capitalino viola gravemente los principios de equidad de género”. 

La sentencia determina quitarle dos posiciones legislativas a las mujeres por el hecho mismo de ser mujer y evitar, con ello, una “sobrerrepresentación” de este género, argumento fuera de lugar, porque el principio de paridad es representativo más no limitativo, afirmó la investigadora Areli Feria. 

En caso de que exista una mayor representatividad del género femenino se tendrá por válida la asignación sin que implique la afectación a la paridad igualitaria, ya que de acuerdo a los criterios emitidos por el propio TECDMX y la Sala Superior, se ha señalado que este principio debe leerse como un piso y no como un techo, con lo cual el TECDMX realizó una intrpretación bastante descuidada e ignorante de lo que implica la paridad constitucional.  

Al participar en la reunión denominada “Sentencia del Tribunal Electoral CDMX TECDMX-JEL-204/2021”, organizada por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), la ponente planteó que el proyecto presentado por la magistrada Martha Leticia Mercado Ramírez no se ajusta a la perspectiva de género y perpetúa la discriminación y la violencia contra este sector de la población. 

“La perspectiva de género no es una moda, es una obligación que tienen que respetar los operadores jurídicos cuando tienen en sus manos asuntos en los que involucra los derechos de la mujer cuando se ven comprometidos por desigualdades históricas”, apuntó. 

La ponente señaló que de nada sirve que los partidos políticos implementen la paridad de género en sus listas de candidatos y candidatas, cuando el Tribunal Electoral capitalino emite resoluciones sin sustento jurídico y claramente violatorias a los derechos de la mujer que genera una distorsión en el sistema jurídico. 

Comentó que hay diversos precedentes, entre ellos, la jurisprudencia 2/2021 la cual establece que el principio de paridad es un mandato de organización flexible, en tanto permite acelerar y maximizar el acceso real de las mujeres a cargos públicos a partir de reglas de acción donde la paridad establece un piso y no un techo para la participación de las mujeres en igualdad de oportunidades. 

Esta situación –concluyó—viola el principio dé progresividad en la protección de los derechos políticos de las mujeres y acentúa la violencia, la discriminación y el rezago histórico que este grupo social ha padecido por siglos.  –sn–

Congreso mexiquense