Muere “Toto”, orangután consentido del Zoológico de Chapultepec 

Gabriela Díaz | Reportera                                                                 

La noche de este miércoles la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, informó sobre el fallecimiento de tan querido orangután, especie en peligro de extinción y que habitó el Zoológico de Chapultepec desde su nacimiento. 

“Toto”,  de 29 años 11 meses de edad,  fue uno de los más queridos embajadores de la conservación de la vida silvestre y durante casi tres décadas acompañó los esfuerzos de los zoológicos de la ciudad, que trabajan por la conservación de especies amenazadas o en peligro de extinción, como los orangutanes, que tienen una vida promedio de 30 a 45 años. 

Desde su nacimiento, el 26 de diciembre de 1991, “Toto” habitaba en el Bosque del Zoológico de Chapultepec. Se trataba de un orangután híbrido, cuyos padres “Lisa” y “Woody” también eran híbridos, procedentes de madres de la especie de orangután de la Isla de Borneo y padres de la especie de la Isla de Sumatra. 

El orangután consentido del Zoológico, habitaba en un recinto recientemente remodelado, con acceso a tres espacios diferentes que podía escoger: un albergue naturalístico, un jardín y una casa de día que en muchas ocasiones prefería utilizar, sobre todo cuando el clima no era propicio para mantenerse a la intemperie en los otros dos espacios, informó la dependencia. 

Cuando “Toto” nació fue necesario criarlo artificialmente “con biberón”, ya que su madre no producía leche para alimentar a sus crías; por ello, durante sus primeros 7 años de vida estuvo en contacto directo con los humanos. Su aprendizaje, el reconocimiento de su entorno y experiencias dio como resultado lo que se conoce como una “improntación” con el ser humano y no con su propia especie. 

La Sedema detalló, a través de un comunicado, que el pasado 6 de diciembre, el equipo médico veterinario y los cuidadores de “Toto” observaron una disminución en su apetito, por lo que se inició un tratamiento médico para atender trastornos gastrointestinales que manifestó.

«Toto» Orangután consentido de Chapultepec | @SociedadN_

Al siguiente día, detalla la dependencia,  “Toto” volvió a presentar falta de apetito y dolor abdominal, por lo que se obtuvieron muestras biológicas, para realizar pruebas diagnósticas de laboratorio y así poder monitorear su estado de salud.

El orangután consentido  comenzó a consumir su alimento y se mantenía bajo observación permanente y con tratamiento médico, pero “se observó sumamente deprimido, recostado en su tarima y, a pesar de los esfuerzos por reanimarlo, lamentablemente falleció”,  resalta el comunicado. 

Informa la Sedema que, con el apoyo de diversos patólogos y especialistas, se han estado obteniendo muestras biológicas para procesar en los laboratorios a fin de conocer a detalle la causa de su fallecimiento. 

Los cuidadores de animales, biólogos, médicos veterinarios –y todo el personal del Zoológico de Chapultepec que convivieron con el orangután “Toto” durante casi 30 años—lamentaron la triste noticia y convocan a la ciudadanía a enviar a través de sus  redes sociales, mensajes y fotos para recordar y honrar a uno de los más queridos habitantes del Zoológico de Chapultepec.  –sn–

«Toto» Orangután consentido de Chapultepec | @SociedadN_