La bandera nacional de Ucrania

¿Ucrania despierta un nuevo momento geopolítico en Europa?

SN Redacción | VOA                                                               

Muchos de los encuestados consideran las amenazas de Rusia a Ucrania como un peligro para Europa.

Leópolis, Ucrania.- Los medios de comunicación occidentales han estado ansiosos por explicar en términos geopolíticos amplios por qué Ucrania es importante, presumiblemente por miedo a que los lectores y el público piensen que el destino de un país remoto en el borde de Europa no tiene importancia para ellos.

Pero podrían estar predicando a los conversos, según una encuesta del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR). Su encuesta, publicada la semana pasada, encontró que los europeos pueden estar experimentando un «despertar geopolítico», según los analistas del grupo de expertos paneuropeo.

Los europeos están notablemente unidos en tres ideas clave.

Los encuestados identificaron la amenaza rusa como un problema no solo para Ucrania sino para la seguridad del continente en su conjunto; temen que Rusia realmente esté conspirando para invadir Ucrania, a pesar de las negaciones del Kremlin y su ridiculización de la «ansiedad occidental»; y quieren que la OTAN y la Unión Europea respondan a la crisis.

Sin embargo, están menos unidos en cuanto al precio que sus países deberían pagar para defender a Ucrania o los sacrificios que están dispuestos a asumir, con una notable división este-oeste.

Reconociendo a Ucrania

Ivan Krastev y Mark Leonard, analistas del ECFR, dicen que hay «un consenso sorprendente» entre los votantes europeos, que «verían otra invasión rusa de Ucrania como un ataque no solo a un país vecino, sino al propio orden de seguridad europeo».

Eso puede sorprender al líder ruso Vladimir Putin, agregan. Putin ha impulsado durante mucho tiempo la narrativa de que Ucrania es parte de Rusia. Es famoso por declarar al entonces presidente de EU, George W. Bush, en 2008: “Tienes que entender, George, que Ucrania ni siquiera es un país”.

En 2014, después de anexionarse Crimea y utilizar representantes armados, luego respaldados por el ejército ruso, para apoderarse de parte de la región ucraniana de Donbas, Putin dijo: “Los rusos y los ucranianos son un solo pueblo. Kiev es la madre de las ciudades rusas”.

Putin el año pasado escribió un polémico ensayo de 5.000 palabras titulado ‘Sobre la unidad histórica de los rusos y los ucranianos’, argumentando que Ucrania solo puede ser soberana en sociedad con Rusia, y pintó una imagen de una conspiración occidental para socavar la unidad eslava.

Muchos historiadores autorizados descartaron la lección de historia de Putin como excéntrica y un ejercicio de creación de mitos, uno que simplificó la historia mucho más compleja, turbulenta y torturada de Ucrania.

Pero la encuesta ECFR destaca cómo los europeos identifican a Ucrania como un país de pleno derecho, muy lejos de las actitudes occidentales más desdeñosas del pasado.

En 1991, el padre de George W. Bush, en lo que se denominó el discurso «Pollo de Kiev», instó a los ucranianos a no declarar la independencia, mientras colapsaba la Unión Soviética, sino a permanecer unidos con Rusia.

“Seis años después de la independencia, muchos occidentales, por lo demás bien informados, no han registrado que tienen un país llamado Ucrania como vecino o han oído hablar vagamente de él pero no tienen idea de dónde está”, se quejó la escritora británica Anna Reid en su libro “Borderland: un viaje a través de la historia de Ucrania”.

El dramático levantamiento de Maidan en Ucrania en 2014, conocido también como la Revolución de la Dignidad, cambió eso, captando la atención y la imaginación de los europeos y poniendo al país en el mapa. Los contactos comerciales y culturales han aumentado dramáticamente desde la revuelta de Maidan; desde 2017, los ucranianos no han necesitado obtener visas para visitar la Zona Schengen de la UE, y decenas de miles de jóvenes ucranianos eligen cada año estudiar en la UE.

Y los esfuerzos de Ucrania en la construcción del estado y la nación desde el derrocamiento en 2014 del aliado de Putin, Viktor Yanukovych, también han registrado, como sugiere la encuesta ECFR, una comprensión en todo el continente de por qué la soberanía y la supervivencia de Ucrania significan mucho para otras democracias liberales, especialmente cerca de vecinos como Polonia y los Estados bálticos.

El conflicto, «una opción real»

Para Polonia, que es el hogar de alrededor de un millón de ucranianos, principalmente inmigrantes económicos, Ucrania es importante como un estado tapón que, mientras sobrevive, mantiene a Rusia más lejos en casi otros 1.000 kilómetros. Polonia fue el primer país en reconocer a Ucrania después de su referéndum de independencia de 1991. Los polacos, al igual que sus homólogos de los estados bálticos, temen una Rusia revanchista con el argumento de que si se cruza una frontera, otras también lo harán.

La importancia de Ucrania para Polonia ha sido enfatizada por el primer ministro del país, Mateusz Morawiecki, un exhistoriador.

“Europa está al borde de la guerra”, advirtió el sábado Morawiecki. “El conflicto militar ya no es un escenario improbable. Es una opción real. Para muchas generaciones de jóvenes polacos y europeos, esto es lo más cerca que habrán estado de ver un escenario así».

“Durante años, Occidente ha confiado en que el siglo XXI estaría libre de confrontaciones armadas. Sin embargo, la experiencia reciente proporciona evidencia suficiente de que la agresión rusa no es una ilusión, sino una señal de que se abre un nuevo capítulo en la historia de Occidente”, remató. –sn–

La bandera nacional de Ucrania
La bandera nacional de Ucrania | Foto AP

¡Conéctate con Sociedad Noticias! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.