Ropa en almacen

La industria lifestyle después de la pandemia: Maersk

Por Gabriela Díaz | Reportera                                              

A más de dos años de iniciada la pandemia, ha resultado evidente que el comportamiento de gasto de los consumidores sufrió cambios drásticos. Las compras de los consumidores no son las mismas desde 2019, año que el integrador logístico A.P. Moller – Maersk toma de referencia para comparar el comportamiento de compra y la recuperación del sector a tratar, que en este caso es el del lifestyle.

El mercado mundial de confección registró un descenso interanual de -11.8 % en 2020 y está valorado en 1.5 billones de dólares en 2021, según Statista. El mercado del calzado registró un -14.7 % en 2020 y está valorado en 391 mil millones de dólares en 2021. En Latinoamérica se registró una reducción más agresiva del mercado debido a los efectos secundarios de la pandemia en la economía. Países como Brasil y México registraron un año tras otro -31.7% y -19.8% en el segmento de la moda, mientras que en el calzado, -32.1% y -34.3% respectivamente.

De acuerdo con la Secretaría de Economía, la industria textil en México tiene tal relevancia que en el primer trimestre de 2020 aportó el 3.2% del PIB y generó cerca de 600 mil empleos. Por su parte, el INEGI y la Cámara Nacional de la Industria Textil sostienen que actualmente, del total de las exportaciones, 76.4% corresponden a prendas confeccionadas y 23.6% a productos textiles, con Estados Unidos como el destino de mayor volumen de exportaciones, con 56% del total.

En términos de recuperación, los niveles anteriores a la pandemia se alcanzarán en EU y Europa antes de 2023, mientras que Brasil y México esperan enfrentarse a una tasa de recuperación más baja, alcanzando los niveles anteriores a la pandemia alrededor de 2025 en el mercado de la ropa.

**2019 es el año de referencia antes de la pandemia. Las líneas por encima del 100 % significan que el país supera el nivel anterior a la pandemia.

La ropa informal fue la gran ganadora durante este periodo. A medida que las prendas más cómodas se convirtieron en las mejores opciones para muchas personas que trabajaban desde casa, empresas como Nike, Adidas, Puma y Alpargatas (propietarios de la marca brasileña Havaianas) publicaron unos resultados de ingresos sobresalientes durante esos dos años de la pandemia. El cambio en los hábitos de consumo fue tan drástico que incluso los trajes, después de casi 75 años, ya no forman parte de la cesta de la inflación del Reino Unido este año.

Por otro lado, las marcas de moda rápida se vieron obligadas a adaptarse a este nuevo escenario y a replantearse la forma en que entregan los productos al mercado. Un claro ejemplo es el aumento de la estrategia omnicanal, con empresas que unen sus esfuerzos desde el mundo físico y digital para ofrecer la mejor solución a sus clientes. Por su parte, la tendencia de fusiones y adquisiciones podría ser el resultado de empresas que buscan sinergias para aumentar su presencia en nuevos mercados, ganancias de experiencia u oportunidades para adquirir empresas en una situación financiera más frágil.

Desde el punto de vista de la producción, el “nearshoring” y el “reshoring” son actualmente temas de tendencia, ya que las empresas se replantean su cadena de suministro. Acercar la producción al consumidor final para evitar o al menos minimizar las interrupciones futuras en la cadena de suministro podría ser una solución que las empresas adoptarán. En este escenario, América Latina podría beneficiarse impulsada por la demanda de EU.

Desde el punto de vista logístico, servicios como 4PL, SCM y de carga aérea vieron aumentar la demanda durante la pandemia, ya que las empresas buscaban formas más eficientes y rápidas de entregar sus productos y gestionar su cadena de suministro. –sn–

Ropa en almacen
Ropa en almacen

¡Conéctate con Sociedad Noticias! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.