Andrés Manuel López Obrador

Mensaje íntegro de AMLO tras concluir su cuarto año de gobierno

Aquí el mensaje íntegro de AMLO, tras concluir su cuarto año de gobierno

Por Fausto Hernández | Reportero                                    

La tarde de este dominigo el presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció un discurso por su cuarto año de gobierno tras concluir una marcha que él mismo convocó.

Versión estenográfica:

MODERADORA: Damas y caballeros, se encuentra con nosotros el presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador.

Lo acompañan:

Su señora esposa, doctora Beatriz Gutiérrez Mueller.

Asimismo, su gabinete legal y ampliado.

¡Fuerte el aplauso, por favor!

A continuación, el licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, dirigirá un mensaje al pueblo de México con motivo del cuarto año de su gobierno.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Son las 3:00 en punto. Bueno, me da mucho gusto estar con ustedes. Ya saben lo que decía Martí: ‘Amor con amor se paga’.

Y algo que quiero compartir con ustedes, dos reflexiones cortas, breves:

Una, que me llamó mucho la atención y que me hizo muy feliz, es que la mayoría de los que participaron en la marcha son jóvenes. Hay relevo generacional.

Y también, no podría yo iniciar mi texto sin antes recordar y ofrecer este acto a los que fueron precursores y se nos adelantaron, y van a seguir estando siempre con nosotros, porque son como esas personas, mujeres, hombres, que cierran los ojos, pero que deben estar velando, y deben de estar muy felices. Y les dedicamos a ellos este acto, porque comenzamos a luchar muy temprano, es decir, desde hace muchos años, y gente que inició ya no nos ha podido acompañar, pero, repito, siempre van a estar con nosotros.

Deseo a todas, a todos los mexicanos, con hechos deseo explicarles lo que se ha realizado hasta ahora y lo que se está haciendo y deberá terminarse hasta el final de mi encargo presidencial. Para sinterizar, aunque de todas maneras les pido paciencia porque va a llevar algunos minutos.

No, no a la reelección. Nosotros somos maderistas. Sufragio efectivo, democracia efectiva, no reelección.

Para sintetizar, decía, enumeraré 110 acciones y logros de este gobierno, que somos todos:

Todo lo realizado se ha hecho desde abajo y con la gente. Se ha dado atención a los pueblos indígenas de México. No se excluye a nadie y se garantizan los derechos individuales y colectivos, pero se aplica el principio de que, por el bien de todos, primero los pobres.

En los estados con mayor pobreza, como Chiapas, Guerrero y Oaxaca, casi todos los hogares reciben el beneficio de al menos un Programa para el Bienestar. De los 35 millones de familias del país, 30 millones, es decir, el 85 por ciento, reciben de manera directa cuando menos una pequeña porción del presupuesto público; y el 15 por ciento restante también se benefician con condiciones de desarrollo, pagando menos impuestos, tarifas más bajas de electricidad y combustibles, sin padecer de corrupción, de influyentismo y con opciones de negocios, trabajo, justicia y paz.

El salario mínimo pasó de 88 pesos cuando llegamos al gobierno, a 172 pesos: un incremento de 62 por ciento en términos reales. Y en la frontera el incremento ha sido de más de doble, algo nunca visto en los últimos 40 años.

En unos días más se anunciará el aumento al salario mínimo para el año próximo. Deseo que sea acordado por unanimidad entre el sector obrero, empresarial y el gobierno. Y también deseo que ronde en el 20 por ciento, porque así llegaríamos al final de nuestro gobierno con un incremento del 100 por ciento en términos reales en todo el territorio nacional.

Se aprobó y aplica la nueva reforma laboral.

Por primera vez se respeta el voto libre y secreto en las elecciones sindicales.

Se redujeron las comisiones que cobran las Afores a los trabajadores.

Se eliminó la subcontratación, el llamado outsourcing.

Y con la reforma a la Constitución, el reparto de utilidades pasó de 100 mil a 200 mil millones de pesos… a 2021.

Están inscritos al Seguro Social 21 millones 722 mil 857 trabajadores, una cifra nunca alcanzada, con un salario promedio, también histórico, de 14 mil 712 pesos mensuales.

A pesar de la pandemia, en cuatro años, se han creado un millón 264 mil 931 nuevos empleos.

Ya está creciendo de nuevo la economía. Este año aumentará el 3.5 por ciento, y ese mismo porcentaje, estimo, cuando menos para 2023 y 2024.

Las reservas del Banco de México han aumentado en 14 por ciento.

El índice de la Bolsa de Valores ha crecido durante nuestro gobierno en 24 por ciento.

Se ayuda a 283 mil 535 madres solteras con 800 pesos mensuales para que tengan a sus hijos en estancias infantiles mientras ellas trabajan fuera del hogar.

Tres millones 732 mil familias con niñas y niños de preescolar, primaria y secundaria reciben becas de mil 680 pesos bimestrales.

Todos los estudiantes de bachillerato o escuela pública de nivel medio superior, cuatro millones 155 mil alumnos, también reciben becas de mil 680 pesos bimestrales.

A 410 mil estudiantes universitarios de familias pobres se les apoya con dos mil 450 pesos mensuales.

El Conacyt otorga 128 mil 950 becas a estudiantes de posgrado y a investigadores.

Hemos creado 145 universidades públicas gratuitas del sistema ‘Benito Juárez’, donde laboran mil 168 docentes y estudian 45 mil 581 alumnos. Antes de terminar nuestro gobierno serán 200 planteles y 60 mil alumnos, con énfasis en escuelas de medicina y enfermería.

En 113 mil 971 escuelas de preescolar, primaria y secundaria las sociedades de madres y padres de familia han recibido su presupuesto para el mantenimiento y la rehabilitación de los planteles educativos.

Se han terminado y están en proceso nuevos contenidos para 25 libros de texto de preescolar, primaria y secundaria, con fundamento en el principio de la educación pública, gratuita, laica, científica y humanista.

Hemos aumentado el sueldo de maestras y maestros en 21 por ciento en cuatro años.

Se ha otorgado base a 650 mil trabajadores de la educación.

La relación con el magisterio es de respeto y gratitud por su responsabilidad y vocación por la enseñanza.

No ha habido paros o suspensiones de labores en escuelas públicas.

Enfrentamos la pandemia con dolor, pero con eficiencia y con mucha solidaridad de nuestro pueblo. De inicio, en cinco meses, en cinco meses, vacunamos con una dosis a casi todos los adultos mayores del país.

Se han aplicado 228 millones de vacunas.

Aprovecho para expresar nuestro eterno agradecimiento a médicos, enfermeras y trabajadores de la salud que pusieron en riesgo su vida para salvar a enfermos de COVID.

Hemos echado a andar el IMSS-Bienestar, el nuevo sistema de salud de calidad, gratuito y universal. En centros de salud y hospitales de nueve estados hasta ahora, Nayarit, Colima, Tlaxcala, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Campeche, Veracruz y Guerrero, ya contamos con el 62 por ciento de médicos generales y 78 por ciento de médicos especialistas, y 71 por ciento de enfermeras y enfermeros que atienden a pacientes los siete días de la semana y en dos turnos.

Asimismo, el abasto de medicamentos en estos primeros nueve estados es del 94 por ciento en promedio. Y subrayo: ya no hay cajas registradoras, porque no se cobra la atención médica ni los medicamentos.

Asumo el compromiso de extender a todo el país el sistema IMSS-Bienestar para hacer realidad el derecho del pueblo a la salud. El sistema ordinario del IMSS ha atendido en estos 11 meses del año a 52 millones 319 mil 721 derechohabientes.

Estamos reformando a fondo el Issste, limpiándolo de corrupción y rescatándolo del esquema privatizador. Antes de terminar este gobierno, la atención médica a los trabajadores al servicio del Estado será sustancialmente mejor, ese es mi compromiso y lo voy a cumplir.

Un millón 300 mil personas, sobre todo niñas y niños, con discapacidad reciben una pensión de dos mil 800 pesos bimestrales. Y con la aportación complementaria, hasta ahora, de los gobiernos estatales, de 15 gobiernos estatales, este apoyo ya es universal, es decir, para todas las personas con discapacidad.

Diez millones 500 mil adultos mayores se benefician con una pensión de tres mil 850 pesos bimestrales y para enero este apoyo aumentará en 25 por ciento y otro tanto para enero de 2024, de modo que cuando terminemos será de cinco veces más que cuando comenzamos el gobierno.

Dos millones 339 mil jóvenes se han capacitado para el trabajo como aprendices del programa Jóvenes Construyendo el Futuro; cuentan con seguro social y se les paga un salario mínimo de cinco mil 258 pesos para que no queden desamparados; que, si no tienen la posibilidad del estudio ni del trabajo, se les dé esta oportunidad: que trabajen un año de aprendices en empresas, comercios, en el campo, para que no sirvan de semillero a los grupos de la delincuencia; que no se los lleven, que no los enganchen.

Y me da mucho gusto porque, de estos dos millones 339 mil jóvenes, ya la mitad se han quedado a trabajar en las empresas, en los comercios, en los talleres en donde se forman y les dan la capacitación.

No hemos contratado deuda nueva o adicional. ¿Se acuerdan cómo era la receta, y todavía la siguen aplicando lamentablemente, nada más que más lejos? Cada vez que había una crisis: deuda, contratar deuda para rescatar a los de arriba, porque decían que, si llovía fuerte arriba, goteaba abajo, como si la riqueza fuese permeable o contagiosa.

O decían: ‘Mira, si se llena al vaso, si se llena la copa, se derrama’. No, esa es una mentira, un sofisma, se va llenando la copa y ponen otra, y nunca se derrama nada. ‘Es también —decían para justificar a los políticos corruptos— se baña, pero salpica’.

¡Al carajo con todo eso! Todo el apoyo es de abajo hacia arriba.

Hemos demostrado que en materia de política económica funciona la fórmula de desterrar la corrupción y de acabar con los lujos y el derroche en el gobierno. Cobrando impuestos, sin aumentarlos, sólo cobrando impuestos a las grandes empresas y bancos, que nunca pagaban hemos fortalecido la hacienda pública con un billón 890 mil millones de pesos adicionales en cuatro años.

Por combatir el huachicol se han recuperado 236 mil 134 millones de pesos.

El plan de austeridad republicana o el criterio de que no debe de haber gobierno rico con pueblo pobre, así como no permitir la corrupción en contratos de obras y servicios nos ha permitido ahorrar 574 mil millones de pesos.

Siempre he sostenido que el poder es humildad y que la austeridad no es un asunto administrativo, sino de principios, por eso en nuestro gobierno no hay lujos, ni derroche. Por ejemplo, cuando llegamos al gobierno la Presidencia manejaba un presupuesto de tres mil 600 millones de pesos, este año vamos a ejercer menos de 600 millones. Y así en todos los institutos, empresas, en las secretarías del gobierno federal, y también ya se empieza a notar en los gobiernos estatales.

Para dar un dato: en cuatro años no hemos comprado un solo auto nuevo para ningún funcionario del Poder Ejecutivo federal.

Ya lo saben, pero hay que recordarlo. Desapareció el Estado Mayor Presidencial, y los ocho mil elementos de esa corporación pasaron a la Secretaría de la Defensa.

Tampoco hay pensiones millonarias para los expresidentes ni otros excesos.

No se permite el influyentismo, el nepotismo, el amiguismo, ni mucho menos la corrupción o la impunidad.

Se ha reducido el gasto en publicidad del gobierno y se han ahorrado 42 mil millones de pesos.

Por eso, no es mal negocio aguantar los cuestionamientos, los insultos, hasta la calumnia. ¿O regresamos ―les pregunto― al tiempo de la prensa vendida o alquilada?

Se cancelaron los fideicomisos innecesarios y opacos, y con ello se recuperaron 132 mil millones de pesos.

Hemos cumplido el compromiso —que se oiga bien y que se oiga lejos— de no aumentar los impuestos, las gasolinas, el diésel, el gas y la energía eléctrica.

Este año, a pesar de la inflación, 8.1 por ciento, y del subsidio a las gasolinas y el diésel de 338 mil millones de pesos, los ingresos del gobierno federal por no permitir los privilegios fiscales, por ya no condonar los impuestos, los ingresos del gobierno federal se han incrementado en 460 mil millones de pesos, o sea, 3.7 por ciento en términos reales en relación con el mismo periodo del año pasado.

Quisiera explicarlo un poco: si no tomamos la decisión de subsidiar la gasolina no tendríamos una inflación de 8.1, sino de 13 por ciento, y la inflación es un impuesto oneroso que afecta más a los pobres, a las mayorías.

Tuvimos la suerte —porque la política es virtud y es suerte— de que aumentó el precio del petróleo crudo de exportación. Lo teníamos estimado en 60 dólares el barril y llegó en un tiempo a estar a 100 dólares; ahora ya bajó, pero el promedio es 80 dólares, y ahí tenemos un excedente.

Y dijimos: ¿Qué hacemos? Se hizo una cuenta.

A los tecnócratas neoliberales les da mucho miedo lo del subsidio porque su concepción es otra, satanizaron los subsidios. Nosotros no, porque nosotros estamos pensando en la economía del pueblo, que es lo que más nos importa. Y dijimos: Si no se otorga el subsidio a la gasolina, se va para arriba el precio de la gasolina. Y ustedes saben que cuando sube el precio de la gasolina aumenta todo.

Además, hasta se aprovechan algunos y esgrimen, usan de pretexto: ‘Es que, primo hermano, está aumentando la gasolina y por eso ya cuesta más el pollo y el huevo, y el frijol y el arroz y las tortillas’.

Y desde luego, que hay inflación, pero ellos le meten un poquito más. Entonces, por eso dijimos: No, vamos a controlar la inflación con estos 338 mil millones. Pero, repito, aún con ese subsidio, la hacienda pública captó, recuperó 460 mil millones de pesos, y funcionó nuestra estrategia.

El presupuesto público ha aumentado de 2018 a 2023… porque ya se aprobó. Muchas gracias a los legisladores, sobre todo a los diputados, porque es facultad exclusiva de la Cámara de Diputados, pero también muchas gracias a los senadores porque aprobaron la Ley de Ingresos, que eso sí les corresponde a las dos cámaras. ¿Saben cuánto ha aumentado el presupuesto público de 2018 a 2023? 57 por ciento en términos nominales.

Las participaciones federales a los estados y municipios se han entregado con puntualidad, de manera rigurosa, a veces hasta por adelantado, y esas participaciones federales a estados y municipios han crecido en el tiempo que llevamos en el gobierno 50 por ciento. Para que no digan: ‘Es que no nos entrega presupuesto la federación’. No; a todos.

Y también quiero subrayar: no hay ninguna distinción, pertenezcan los gobiernos al partido que sea, porque el presupuesto no es de los partidos, el presupuesto es del pueblo.

Durante nuestro gobierno la inversión pública en obras de infraestructura y desarrollo ha crecido en 78 por ciento, algo que no se veía en décadas.

Se han destinado a la rehabilitación de seis refinerías 40 mil 158 millones de pesos.

Se compraron las acciones de la empresa Shell de la refinería de Deer Park en Texas en 600 millones de dólares y con las utilidades de sólo un año ya se pagó la inversión y esta planta, que produce 210 mil barriles diarios de combustibles, ya es de México.

Con una inversión de 11 mil millones de dólares se construyó la refinería Olmeca, en Paraíso, Tabasco, para procesar 340 mil barriles diarios de petróleo crudo. Esta planta ya está en periodo de integración. Y que no coman ansias nuestros adversarios conservadores, ya va a empezar a producir gasolinas y diésel.

¿Se acuerdan lo que decían del aeropuerto?, que no iba a ser utilizado, y ya empezó el aeropuerto a tener cada vez más pasajeros, un promedio de ocho mil pasajeros diarios y cada vez van a ser más. Y es, aunque no lo quieran aceptar, uno de los mejores aeropuertos del mundo.

Están en construcción dos plantas coquizadoras para producir 145 mil barriles de gasolinas diarios en vez de combustóleo, con una inversión de 160 mil millones de pesos; esto, en Tula y en Salina Cruz.

La producción de petróleo, que venía en caída, 14 años consecutivos cayendo la producción petrolera, ahora ya se detuvo la caída y se está incrementando a un millón 791 mil barriles diarios, y el gas extraído ha aumentado a cuatro mil 795 millones de pies cúbicos diarios.

Las reservas petroleras, porque hemos invertido en exploración, se han incrementado en seis por ciento.

A finales del año próximo seremos autosuficientes y dejaremos de comprar gasolinas y diésel en el extranjero.

La industria eléctrica también se ha rescatado del proceso privatizador y de la corrupción. Porque no en todos los casos, pero, lamentablemente, en nuestro país privatización era sinónimo de corrupción. Al término de este sexenio la Comisión Federal de Electricidad, con una inversión de nueve mil 300 millones de dólares, incrementará su capacidad instalada en cerca de 10 mil megawatts con la construcción y modernización, obras que ya están en proceso, de 38 proyectos, impulsando básicamente la generación de energías limpias con la renovación de equipos, turbinas, en 16 hidroeléctricas y con la construcción del parque de energía solar más grande de Latinoamérica, ubicado en Puerto Peñasco, Sonora.

Con el apoyo de los trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad, el año próximo terminaremos de alumbrar líneas de fibra óptica y se están instalando tres mil 800 antenas, con lo cual llegaremos a 10 mil 979, para cumplir el compromiso de garantizar el servicio de internet gratuito en escuelas, hospitales y espacios públicos en todo el territorio nacional.

Llevamos el 70 por ciento en la construcción de la presa de Santa María en El Rosario, Sinaloa, y desde luego que la vamos a concluir antes que finalice el gobierno.

Al término de este gobierno también vamos a dejar en Sonora, Sinaloa y Nayarit embalses, canales e infraestructura para regar 100 mil hectáreas.

Estamos avanzando en el plan de justicia a los pueblos yaquis. Ya empezamos a cumplir el compromiso de abastecerlos de agua para uso doméstico y agrícola, ya se les restituyeron, ya se les restituyeron 30 mil hectáreas de terrenos y se aplica un programa integral para el desarrollo social.

Estamos invirtiendo 16 mil 181 millones de pesos en la construcción de presas y acueductos, 16 mil 181 millones de pesos en la construcción de presas y acueductos en Jalisco; La Laguna de Durango y Coahuila; Campeche, Colima, Sinaloa, Tabasco y Sonora.

En 2018, la producción de maíz, frijol, arroz y trigo fue de 31.2 millones de toneladas, el año pasado llegó a 32.3 millones de toneladas, 3.5 por ciento más, y este año la producción de alimentos será considerablemente superior. Esto se ha logrado, entre otras cosas, por el establecimiento de precios de garantía y por la entrega gratuita de 300 mil toneladas de fertilizantes anuales. Anuncio aquí, desde el Zócalo, que el año próximo se entregarán fertilizantes gratuitos a dos millones de pequeños productores de todo el país.

Estamos llevando a cabo el programa de reforestación más importante del mundo, no hay nada igual, ni en Estados Unidos, ni en Canadá, ni en China, ni en Rusia. Es el programa de reforestación más importante del mundo, con una inversión de 30 mil millones de pesos anuales, en el cual trabajan 450 mil campesinos que reciben permanentemente un jornal para sembrar sus tierras con árboles frutales y maderables.

Dos millones de pequeños productores reciben de manera directa un apoyo promedio anual de seis mil pesos. Era el llamado Procampo, que ahora ya reformado se conoce como Producción para el Bienestar.

De igual manera, se entregan siete mil 200 pesos a 180 mil pescadores. Todo de manera directa, ya no hay intermediarios; nada de que ‘soy del movimiento Francisco Villa, o Tierra y Libertad, o Lázaro Cárdenas, o Pescadores Libres e Independientes de Guaymas’. No, ya no es con intermediario, porque así no llega o llega con moche, con piquete de ojo. Ahora todo es directo con la Tarjeta del Bienestar, porque voy a hablar de eso; todos van a tener, los beneficiarios, su tarjeta para que no haya intermediación y no se entregue dinero en efectivo, que no haya la tentación de que se roben lo que es de la gente.

A pesar de la pandemia, el sector agropecuario creció el año pasado en dos por ciento, a pesar de la pandemia. Fue el único sector, porque el sector secundario, que tiene que ver con las empresas, las industrias, y el terciario, que tiene que ver con el comercio y el turismo, fueron muy afectados con la pandemia, pero el sector agropecuario, aun con la pandemia, creció dos por ciento, y en estos nueve meses del año ha crecido 3.2 por ciento con relación al mismo periodo del año anterior.

Con la participación de los ingenieros militares, el 21 de marzo de este año se terminó e inauguró el Aeropuerto Internacional ‘Felipe Ángeles’.

Se está remodelando el aeropuerto de la Ciudad de México.

Se modernizaron el de Tuxtla Gutiérrez y del Chetumal, Quintana Roo.

Se está ampliando el de Tepic, Nayarit.

Lo mismo se va a hacer con el de Puerto Escondido, en Oaxaca.

Y está en proceso de construcción el nuevo Aeropuerto Internacional de Tulum, Quintana Roo.

En cuatro años se han invertido 71 mil 500 millones de pesos en el mantenimiento de 40 mil 516 kilómetros de carreteras, sobre todo, libres.

Se han terminado 522 kilómetros de carreteras nuevas y libramientos en casi todos los estados del país.

El año próximo se inaugurarán las nuevas carreteras de Oaxaca a Puerto Escondido y de Oaxaca al Istmo de Tehuantepec.

La ampliación de la carretera de la Costa Chica de Guerrero a los límites con Oaxaca.

La de Ciudad Valle a Tamazunchale, San Luis Potosí, que es ampliar, hacer una autopista esa carretera.

Y también la ampliación, desde Ozuluama, Veracruz, a Tampico, Tamaulipas, así como la de Coatzacoalcos, Acayucan, la Ventosa y la de Pachuca, Huejutla, tramos Real del Monte-Huasca y Cerro Colorado-Zacualtipán, la tierra de mi general.

Se terminaron o están en proceso de construcción los puentes de Ruiz, en Nayarit; y La Aguada, en Campeche; la Concordia, en Chiapas; Quintín Arauz, en Tabasco; el de límites de Jalisco y Colima, que fue, más que la ampliación de los puentes, fue también ampliar la autopista.

Y el de ocho kilómetros para atravesar la laguna de Nichupté, en Cancún, Quintana Roo, ocho kilómetros, porque ahí hay un problema de circulación, de congestionamiento, en la punta, donde está la zona turística y hasta por cuestiones de protección civil hace falta una salida rápida. Por eso, entre otras cosas, este puente que vamos a procurar que, además de bien hecho en lo que tiene con la ingeniería civil, sea también agradable, bello, con una buena arquitectura. Estoy seguro que le va a gustar mucho a la gente este puente.

Se han construido o están por inaugurarse caminos rurales en Chihuahua, Sonora, Sinaloa, Durango, Nayarit, Baja California Sur, Michoacán, Veracruz, Guerrero, Oaxaca, Tabasco, Hidalgo y Guanajuato.

Se han construido, con la participación de hombres y mujeres de las comunidades indígenas de Oaxaca y Guerrero, esto es algo excepcional, mágico, se han construido dos mil 441 kilómetros de caminos artesanales de concreto en beneficio de 442 municipios, con la participación de hombres y mujeres de las comunidades indígenas de Oaxaca. Y recientemente se está aplicando lo mismo en Guerrero, en Tlaxcala y en otros estados.

Vamos a terminar los mil 554 kilómetros del Tren Maya, los 42 trenes con 219 vagones que ya se fabrican por manos mexicanas en Ciudad Sahagún, Hidalgo, y que darán servicio a turistas en la península de Yucatán, en el sureste, y a pasajeros locales.

Vamos a presumir, ofrecemos disculpa por anticipado: es la obra ferroviaria más grande que se construye actualmente en el mundo, son mil 554 kilómetros. El segundo lugar, que no voy a decir qué país es, está haciendo un tren de 750 kilómetros; la mitad.

Al mismo tiempo, y esto es muy importante, se están descubriendo y rehabilitando piezas en sitios arqueológicos mayas, espléndidos, también únicos en el mundo por su valor artístico y cultural.

Está en marcha el plan para rehabilitar trenes de carga y pasajeros de Salina Cruz a Coatzacoalcos, de este puerto a Palenque, Chiapas, y de Ixtepec, Oaxaca, a Ciudad Hidalgo, Chiapas, en la frontera de México con Guatemala.

En el corredor del Istmo de Tehuantepec se están modernizando los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos, y ya se cuenta con tres mil hectáreas de terrenos para la instalación de 10 parques industriales.

Se terminó el tren suburbano de Guadalajara y estamos por iniciar el de Tlajomulco, en Jalisco.

El año próximo se inaugurará el tramo del Tren Lechería-Aeropuerto ‘Felipe Ángeles’, para llegar, en 45 minutos, de Buenavista, en el centro de esta capital, a esa terminal aérea.

De igual forma, en diciembre del año próximo empezará a operar el tren a Toluca.

En fin, al término de mi mandato dejaremos funcionando un sistema de trenes de pasajeros que ya no había, porque acabaron con los trenes de pasajeros, con toda la historia de los ferrocarriles de México. Vamos a dejar al término de este gobierno dos mil kilómetros, algo no alcanzado en varias décadas, dos mil kilómetros de vías férreas para trenes de pasajeros.

Estamos avanzando, modernizando las aduanas del país, se incluye a 19 de la frontera norte, dos en la frontera sur y 16 portuarias, con una inversión de 80 mil millones de pesos.

Desde que las aduanas y los puertos están a cargo de las secretarías de la Defensa y de Marina, se ha registrado un aumento en el ingreso de las aduanas del 10 por ciento. Ya estamos recaudando en las aduanas más de un billón de pesos anuales.

No hay fugas de dinero, nada de que ‘ayúdame, si ya llegaste y somos amigos, si estuvimos en la lucha juntos, dame una aduana cuando menos’. Eso se acabó, se terminó por completo.

No hay fugas de dinero y se evita el contrabando, el tráfico de drogas, sobre todo las químicas, metanfetaminas que están entrando por los puertos del Pacífico. Y está haciendo muy buena labor la Secretaría de Marina. Y también en todas las aduanas estamos cuidando la introducción, el contrabando de armas.

Se han invertido 38 mil millones de pesos en mejoramiento urbano en 135 municipios del país, donde se han construido 151 unidades deportivas. Lo voy a repetir porque esto no se sabe, no se difunde mucho, 151 unidades deportivas, 293 parques, malecones, espacios artísticos y culturales, 44 mercados, 162 escuelas, 22 centros de salud, 216 y redes de agua potable, y se han reconstruido seis mil 721 edificios públicos y mil 953 templos históricos e inmuebles culturales afectados por los sismos del 2017. Antes de que termine vamos a concluir con este plan de rehabilitación y mejoramiento de espacios públicos, tanto cívicos como religiosos.

Desde que llegamos al gobierno —ya estoy terminando, ¿eh?—, desde que llegamos al gobierno se han otorgado créditos de Fovissste e Infonavit en beneficio de dos millones de trabajadores, y el programa de ampliación, reconstrucción y construcción de vivienda ha llegado a 317 mil familias pobres.

Se han declarado tres (falla de transmisión) protección de 127 mil 409 hectáreas de flora y fauna, así como 139 mil 749 hectáreas destinadas a ese mismo propósito con la anuencia de ejidos y comunidades.

Continuamos con la construcción del Parque Ecológico del Lago de Texcoco y también con la construcción, y les va a gustar mucho cuando esté terminado, el Parque del Jaguar, en Tulum, así como con la ampliación y mejoramiento del Bosque de Chapultepec, desde Los Pinos hasta La Ermita, ubicada en el antiguo pueblo de Santa Fe, fundado por Tata Vasco.

Todos los apoyos se entregan de manera directa, ya lo expresé, a los beneficiarios y se ha evitado la corrupción o la práctica de los llamados moches, manejados por una deshonesta red de intermediarios que fingían ser organizaciones sociales independientes, supuestamente no gubernamentales o de la autoproclamada sociedad civil.

Hemos terminado mil 779 sucursales del Banco del Bienestar y están operando 787. A mediados del año próximo se tendrán funcionando dos mil 744 sucursales del Banco del Bienestar, será el banco más grande del país, por el cual se dispersarán, hasta las zonas más apartadas, 600 mil millones de pesos destinados a 25 millones de beneficiarios.

Estoy absolutamente convencido que la paz es fruto de la justicia y que la clave está en la atención a los jóvenes, a la población más vulnerable y a los marginados. Con esa estrategia básica estamos reduciendo la violencia. Ello se complementa con el trabajo en equipo, en el Gabinete de Seguridad, la perseverancia, el profesionalismo, el no permitir la corrupción y la impunidad, todo lo cual nos está dando buenos resultados. Desde que llegamos al gobierno hasta el día de hoy los delitos del fuero federal han bajado en 27.3 por ciento.

De igual forma, en coordinación con los gobiernos estatales y municipales se ha logrado disminuir el robo de vehículos en 40.1 por ciento, los homicidios en 10 por ciento y el secuestro en 68 por ciento.

Todos los días, algo que nunca se llevaba a la práctica, todos los días, de lunes a viernes, a las 6:00 de la mañana llevamos a cabo una reunión del Gabinete de Seguridad, en la cual recibimos el reporte de lo sucedido en el país y tomamos decisiones para garantizar la paz y la tranquilidad de los habitantes de la República. Y esto mismo, y es importante reconocerlo, lo hacen las gobernadoras y los gobernadores en los estados.

La seguridad, la tranquilidad, la paz, no se puede delegar, no se le puede dejar como responsabilidad a cualquier funcionario; se tiene uno que apersonar, el que gobierna tiene que dedicarse de manera cotidiana a enfrentar este flagelo de la violencia que preocupa y afecta mucho a la gente.

También hemos aplicado una buena estrategia en materia de protección civil para auxiliar a la población en casos de inundaciones, incendios, temblores y otros desastres. En ello han sido de gran ayuda los planes de DN-III de la Secretaría de la Defensa y el Plan de la Secretaría de Marina. Son los primeros en llegar, marinos y soldados.

Se creó la Guardia Nacional, para lo cual se han construido 247 cuarteles de casi 500 que van a estar operando a finales del gobierno. Y se han reclutado y formado profesionalmente a 123 mil elementos; en 19 entidades federales de la República hay más personal de la Guardia Nacional que policías estatales.

Se aprobó hace unos días —también mi agradecimiento a los legisladores— en el Congreso y en la mayoría, no en todas, de las legislaturas estatales una iniciativa de reforma constitucional integral con el propósito de que la Guardia Nacional pase a formar parte de la Secretaría de la Defensa.

Se trata de que la Guardia Nacional se consolide, mantenga su disciplina y profesionalismo y, sobre todo, que no se corrompa, como sucedió con la antigua Policía Federal.

Que quede claro, que nadie se confunda o se haga el que no sabe: en nuestro gobierno no hay funcionarios… Lo tengo que decir, aunque no es mi gusto, lo tengo que decir porque nuestros adversarios son muy hipócritas, muy falsarios, la verdadera doctrina del conservadurismo es la hipocresía, pero es importante, muy importante que se sepa: en nuestro gobierno no hay funcionarios como García Luna.

No se permite la violación de derechos humanos. La autoridad no es cómplice, encubridora y ejecutora de torturas y masacres.

No se admiten relaciones de complicidad con nadie, no es ‘me entiendo con una banda para proteger a esa banda y hacer la faramalla persiguiendo a otra banda’. No, aquí no hay acuerdos de ese tipo, ni se venden plazas ni se hace ningún acuerdo con ningún grupo de la delincuencia organizada. El que comete un delito tiene que ser castigado.

La ley se aplica por parejo. No es la ley del embudo del porfiriato, que quede claro. Una prueba de ello es el avance en la investigación y el castigo a los involucrados y cómplices en la desaparición de los jóvenes de la normal de Ayotzinapa. Hicimos el compromiso de esclarecer estos hechos y vamos a cumplir, ya estamos avanzando.

Los Programas para el Bienestar, la recuperación del poder adquisitivo de los salarios y el aumento en las remesas enviadas desde el exterior por nuestros queridos paisanos a sus familiares… Un aplauso a los migrantes, a nuestros paisanos, casi 40 mil, perdón, 40 millones de mexicanos viven, trabajan honradamente en Estados Unidos, 40 millones.

Nada más para que tengamos una idea, porque a veces como que no le dan la importancia y no respetan a los mexicanos en Estados Unidos, nada más para que tengamos una idea, en Estados Unidos hay 40 millones de mexicanos, ya sea los que nacieron aquí y se fueron allá o los hijos de mexicanos, 40 millones.

La segunda comunidad hispana importante es Puerto Rico, cinco millones, nuestros hermanos puertorriqueños. De 40 a cinco. Y nuestros hermanos cubanos, cuatro millones. Entonces, no pedimos un trato especial para los mexicanos allá, sólo que los respeten.

No nos vamos a pelear con ningún gobierno, no nos vamos a pelear con el gobierno de Estados Unidos, que quede claro, ni con diputados o senadores; solamente que echen a andar una política que ofenda la dignidad de los mexicanos que están en Estados Unidos trabajando honradamente.

Nada de que ‘yo quiero el voto en Texas, quiero el voto en California, pero hablo mal de los mexicanos’. Les vamos a decir lo que contestaron los de Champotón a los invasores: Toma tu Champotón.

Y se va a recordar que el que no quiere a su patria, como lo dice la canción de Rubén Blades, no quiere a su madre.

Sesenta mil millones de dólares estimamos que van a enviar nuestros paisanos este año a sus familiares, es la principal fuente de ingresos que tiene nuestro país. Otro aplauso.

Con ese apoyo que llega abajo a 10 millones de familias de los pueblos de México y con los Programas del Bienestar, cuando menos hasta en los momentos más difíciles de la pandemia hemos garantizado que a la gente no le falte lo básico. No ha habido hambre y por eso se ha mantenido la paz y ha permanecido encendida la llama de la esperanza.

México está considerado en el mundo como uno de los países con más potencial para invertir y hacer negocios. Fue un logro firmar con el expresidente Trump y con el primer ministro Trudeau el tratado comercial con Estados Unidos y Canadá.

Sigue llegando inversión extranjera y durante nuestro gobierno se han alcanzado niveles históricos. En los primeros nueve meses de este año la inversión foránea fue de 32 mil 147 millones de dólares, creció en 29 por ciento en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Somos el principal socio comercial de Estados Unidos en el mundo. Es evidente que con el gobierno de Estados Unidos estamos trabajando juntos, respetando nuestras soberanías y manteniendo una política, al mismo tiempo, de cooperación y buena vecindad. Reconozco como estadista al presidente Biden.

Con los pueblos y países de nuestra América, la relación es de hermandad, más ahora cuando están en funciones o han triunfado legal y legítimamente, gobernantes afines a nuestras convicciones de igualdad, justicia y soberanía. Un saludo desde el Zócalo a Lula da Silva.

Somos respetuosos con todos los pueblos y gobiernos del mundo. Aplicamos nuestra política exterior de no intervención, autodeterminación, cooperación para el desarrollo, solución pacífica de las controversias y nos conducimos con el ideal de la fraternidad universal.

Hemos protegido el medio ambiente. Además de aplicar el programa, como ya lo dije, de reforestación más importante del mundo, estamos cuidando el agua.

No hemos concedido ninguna concesión, no se ha otorgado ninguna concesión para la extracción minera.

No se ha autorizado la explotación de energéticos mediante el fracking ni se ha permitido la introducción de maíz transgénico.

Cumplimos con el compromiso de reformar la Constitución y se aplicó por primera vez el principio democrático de revocación del mandato. Se eliminó el fuero del presidente, que ahora puede ser juzgado por cualquier delito como cualquier otro ciudadano.

En 2021 recordamos los 500 años de la batalla por Tenochtitlan y los 200 años de nuestra Independencia con actos históricos y culturales para no olvidar nuestro pasado de pueblo originario, invadido y colonizado, y nuestro presente de nación libre y soberana.

La memoria histórica es parte de nuestro quehacer político. En 2019 lo dedicamos a Emiliano Zapata, el 2020 a Leona Vicario, el 2021 a Quetzalcóatl o Kukulcán, náhuatl o maya; este año a Ricardo Flores Magón y el 2023 se recordará a Francisco Villa.

Agradezco a Beatriz, mi compañera, esposa, por ayudarnos a promover la lectura y otras tareas educativas, artísticas y culturales. Y así como les dije de que somos maderistas y que no hay reelección, Beatriz ni siquiera aceptó, con todo respeto lo digo, ser primera dama, de modo que ella no va a participar en ningún proceso electoral.

Ofrezco disculpas por decirlo, pero esto es un asunto de interés público y debe de quedar muy claro. Por encima de los intereses personales por legítimos que sean, está el interés general, el interés del pueblo, el interés de nuestra transformación.

Hemos impreso, sólo en el Fondo de Cultura Económica, dos millones 46 mil 968 libros de memorables títulos y grandes autores, que se han entregado de manera gratuita o se venden a precios módicos.

No hemos dejado de apoyar el deporte, tanto en su vertiente para prevenir enfermedades y mantener buena salud y bienestar, como en su práctica profesional. Año con año —y aquí estoy viendo una persona, Bremer, un empresario que ayuda al deporte. ¿Te paras?—. Año con año hemos entregado becas a competidores mexicanos de alto rendimiento que participan en competencias internacionales, y lo seguiremos haciendo.

En cuatro años he visitado todas las regiones y todos los estados de la República.

Nunca en la historia de México se había llevado a cabo un diálogo cotidiano y circular con comunicadores y con el pueblo, como sucede en las conferencias matutinas llamadas mañaneras.

Ya termino. Se liberó el Conacyt, al Conacyt, que estaba al servicio de las grandes corporaciones económicas y financieras. Era indignante que el dinero del pueblo se destinara básicamente a pagar investigaciones en beneficio de empresas extranjeras; ahora, el Conacyt orienta sus recursos a otorgar becas y a investigar lo que el país necesita en materia de salud y de bienestar.

En suma, en México ya no domina la oligarquía, sino que existe un gobierno democrático, cuya prioridad son los pobres.

La corrupción no se tolera ni hay impunidad para nadie.

Se acabaron los privilegios fiscales.

No hay lujos en el gobierno federal y los servidores públicos… Y aprovecho para agradecerle mucho a nuestros colaboradores, a todo este equipo que me ayuda. Porque ya saben que la política no es asunto de los políticos o no es asunto sólo de los políticos, es asunto de todos, y las transformaciones se hacen con el pueblo y también con un buen equipo de trabajo, no es asunto de un solo hombre.

No hay lujos en el gobierno y los servidores públicos actúan con eficiencia, responsabilidad y honradez, percibiendo ingresos que les permiten vivir en la justa medianía, como lo recomendaba el presidente Juárez.

México está recuperando su prestigio en el mundo.

El gobierno dejó de ser el principal violador de los derechos humanos.

El aumento al salario, el reparto de utilidades y los Programas para el Bienestar se han convertido en nuevos y eficaces medios para la distribución más justa de la riqueza.

Se elevó a rango constitucional la pensión para los adultos mayores, el apoyo universal a personas con discapacidad y el otorgamiento de becas a estudiantes de familias pobres.

Está por convertirse en realidad el principio de que la educación y la salud no son privilegios, sino derechos del pueblo.

Estamos —y me siento muy orgulloso, y así debemos de sentirnos todos, y creo que esto se está internalizando cada vez más—, estamos ganando la batalla contra el racismo, el clasismo y la discriminación en todas sus expresiones.

Hemos reducido la incidencia delictiva.

Las manifestaciones de protestas son pocas, no proliferan las huelgas ni existe ingobernabilidad. Se garantiza como nunca la libertad de expresión y el derecho a disentir. México hoy es santuario de las libertades.

Por ejemplo, aquí, en la Ciudad de México, hace unos días, sin ningún obstáculo hicieron su cumbre los más famosos personajes de la ultraderecha en el mundo. Nunca más deseamos aplicar el artículo 33 de la Constitución, y no queremos a nadie llamarle extranjero pernicioso. Este es un país de libertades y tenemos vocación de justicia y vocación democrática.

El gobierno no participa en fraudes electorales.

La Fiscalía General de la República y los poderes Legislativo y Judicial actúan con absoluta independencia.

Existe libertad. Existe libertad religiosa; al mismo tiempo, existe Estado laico.

Se está demostrando que la mayor riqueza de México es la honestidad de su pueblo.

Amigas y amigos:

La política es, entre otras cosas, pensamiento y acción. Y aun cuando lo fundamental son los hechos, no deja de importar cómo definir en el terreno teórico el modelo de gobierno que estamos aplicando. Mi propuesta será o sería llamarle humanismo mexicano, porque sí tenemos que buscar un distintivo, humanismo mexicano.

No sólo por la frase atribuida al literato romano Julio Terencio, de que ‘nada humano nos es ajeno’, sino porque, nutriéndose de ideas universales, lo esencial de nuestro proyecto proviene de nuestra grandeza cultural milenaria y de nuestra excepcional y fecunda historia política.

Ahora bien, ¿cuáles son los principios políticos, económicos y sociales del humanismo mexicano que postulamos y que inspira a la Cuarta Transformación? Trataré de explicarlo de manera breve:

En lo político no aceptamos el derrotismo. Estamos a favor de lo que expresó el padre de nuestra patria, Miguel Hidalgo y Costilla: ‘El pueblo que quiere ser libre, lo será’.

De igual manera, en el terreno de la democracia consideramos básico actuar como el insigne presidente Francisco I. Madero, que en el Plan de San Luis llamó al pueblo de México el 20 de noviembre de 1910 a tomar las armas contra la dictadura porfirista porque, según sus convicciones, y lo cito textualmente, ‘México estaba gobernado por una tiranía que ha pretendido justificarse a sí misma con el beneficio de la paz y de la prosperidad material, pero esa paz no descansa en el derecho, sino en la fuerza y esa prosperidad sólo beneficia a una minoría, no al pueblo, ni a la nación’.

De este criterio se desprende también nuestro fundamento de política económica, pues sostenemos que el progreso sin justicia es retroceso. Nuestra tesis es que no basta el crecimiento económico, sino que es indispensable la justicia.

En la nueva política económica, moral y social que hemos aplicado desde el principio de nuestro gobierno se ha desechado la obsesión tecnocrática de medirlo todo en función de indicadores de crecimiento que no necesariamente reflejan las realidades sociales. Nosotros consideramos que lo fundamental no es cuantitativo, sino cualitativo, es decir, la distribución equitativa del ingreso y de la riqueza. El fin último de un Estado es crear las condiciones para que la gente pueda vivir feliz y libre de miserias y temores.

Por otra parte, más allá del simple crecimiento económico, es fundamental desterrar la corrupción y los privilegios para destinar todo lo obtenido y ahorrado en beneficio de las mayorías del pueblo y, de manera específica, en beneficio de los más pobres y marginados.

La estrategia central del gobierno en el terreno de la política social descansa en respetar, atender y escuchar a todas y a todos, pero otorgando preferencia a los pobres y humillados.

Siempre dijimos, ese fue mi lema de campaña por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México en el año 2000 que, por el bien de todos, primero los pobres. Esta frase debiera ser la esencia de la actividad política, porque es sinónimo de humanismo y una forma distinta de entender la importancia del poder, cuyo ejercicio, como lo he dicho muchas veces, sólo es puro y virtuoso cuando se pone al servicio de los demás.

Pero atender a los más pobres es también, por si fuese poco, ir a la segura para contar con el apoyo de muchos cuando se busca transformar una realidad de opresión y alcanzar el ideal de vivir en una sociedad mejor, más justa, igualitaria y fraterna.

¿Quién defiende realmente a un gobierno democrático?

El pueblo, básicamente el pueblo.

¿Saben que Ricardo Flores Magón dejó muchas enseñanzas? Y tenía una frase que a mí me gusta mucho y la repetí y la repetí y la sigo repitiendo, decía: ‘Sólo el pueblo puede salvar al pueblo’.

Y otro oaxaqueño, el presidente más grande que ha tenido México, el mejor presidente en toda la historia, Benito Juárez, un indígena zapoteco, decía: ‘Con el pueblo, todo; sin el pueblo, nada’.

Por eso, ¿quién respalda la Cuarta Transformación? El pueblo. Por eso, nunca, jamás vamos a traicionar al pueblo.

Y algo básico y esencial —y esto para los jóvenes, sobre todo—, algo básico y esencial: nada se logra sin amor al pueblo. Quizá en otros tiempos se podía fingir, simular, ir en campaña a pedir votos, abrazar a la gente y luego llegar al cargo y olvidarse del pueblo, a lo mejor en otros tiempos. Ahora, ya no.

El consejo a los jóvenes es: si quieren dedicarse al noble oficio de la política, no olviden que lo principal es tenerle amor al pueblo, querer al pueblo, profundo amor al pueblo. Nada se logra sin amor al pueblo.

El presidente Lázaro Cárdenas decía, fíjense, esto en 1937, estaba de presidente de la República, no de candidato, o después de que fue presidente, decía que le mortificaba ‘conocer el verdadero fondo moral de muchos servidores públicos al observar en sus semblantes el disgusto que les causaba la demanda de auxilio o de justicia de la gente pobre. Entonces, pienso más ―expresaba— en la tragedia interminable de nuestro propio pueblo’.

Pues bien, sin ese sincero sentimiento nada bueno se puede hacer en la vida, y menos en la política, que, contrario a lo que se suele pensar, es uno de los oficios más nobles y de la más alta jerarquía espiritual.

Que se escuche bien y que se escuche lejos: la auténtica política es profundamente humana en su fundamento, en su esencia, y, sobre todo, cuando se práctica en bien de los demás, y, en especial, de los pobres.

Amigas, amigos entrañables:

Sigamos haciendo historia, continuemos impulsando el cambio de mentalidad, la revolución de las consciencias. Hagamos realidad y gloria el humanismo mexicano.

¡Que viva México!

VOCES A CORO: ¡Viva!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: ¡Viva México!

VOCES A CORO: ¡Viva!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: ¡Viva México!

VOCES A CORO: ¡Viva!

MODERADORA: Se invita a todos los presentes a entonar nuestro Himno Nacional.

(HIMNO NACIONAL)

MODERADORA: Así es como termina este magno evento. Se agradece la asistencia del licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente de México; de la doctora Beatriz Gutiérrez Mueller, esposa del presidente; integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de México; diputados y senadores federales, así como gobernadoras y gobernadores de nuestro país.

Que tengan todos, un excelente día. –sn–

Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador

¡Conéctate con Sociedad Noticias! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

También, te invitamos a que te sumes a nuestro canal de información en tiempo real a través de Telegram.