La Banda sinfónica comunitaria tamaulipeca celebra su 10° aniversario

Por Paola Ramírez | Reportera                                        

Más de 50 menores de edad instrumentistas de San Fernando, Tamaulipas, celebrarán a ritmo de valses, danzones, música tamaulipeca y el Himno a la alegría (4º movimiento de la 9ª Sinfonía de Beethoven), 10 años de la Banda sinfónica comunitaria de San Fernando, en los que maestras, maestros, madres y padres de familia, junto con los infantes de este municipio tamaulipeco han volcado su esfuerzo y dedicación con el objetivo de abrir caminos alternos para su bienestar social e integral. La cita es el próximo viernes 17 de junio, a las 18:00 horas, en el Centro de Bienestar y Paz de esta localidad.

Valses como Los patinadores, de Émile Waldteufel; El Danubio azul, de Johan Strauss; el Himno a la alegría; el danzón Rigoletito, de Consejo Valiente Robert “Acerina”, así como Cielito lindo, de Quirino Mendoza Cortés; y música tamaulipeca como El maderense, serán interpretados durante esta presentación de aniversario.

El concierto reunirá a los 45 integrantes actuales con un grupo de alumnos y exalumnos de esta agrupación, quienes demostrarán que la práctica musical colectiva les une más allá del escenario y del tiempo, expresa Emilio García González, director de esta banda comunitaria, misma que forma parte de los 92 Semilleros creativos de música impulsados por el Sistema Nacional de Fomento Musical (SNFM), institución de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del programa Cultura Comunitaria,.

“Hace 10 años, teníamos claro que se necesitaba un espacio artístico para nuestras niñas y nuestros niños, donde pudieran desarrollarse de manera integral y sobre todo ocupar su tiempo libre. Hoy, con el paso del tiempo y con la aplicación del modelo de educación musical comunitaria que impulsa el Sistema Nacional Fomento Musical, hemos constatado cómo a través del arte, de la práctica musical, es posible tejer relaciones fraternas, creativas e intergeneracionales, en beneficio de la comunidad”, explica el docente.

A decir del director de esta banda comunitaria la creación de esta agrupación, sin duda, sumó nuevas experiencias a su cotidianeidad, “para la comunidad de San Fernando, que constantemente vive en el ojo de huracán y que está presente en los titulares de noticieros, medios impresos, redes sociales y reportes gubernamentales, las actividades alrededor de la agrupación (ensayos, conciertos, encuentros con otros semilleros y eventos como el magno concierto “Tengo un sueño”) les motiva e impulsa a abrir sus expectativas de vida”, subraya.