Opinión | Sociedad | Los “otros datos” de Cortés Mendoza

Por José Víctor Rodríguez Nájera*

Interesante trabajo de análisis de mi colega Elia Cruz Calleja, el pasado lunes aquí en ContraRéplica. El título de su reportaje lo dice todo: “PAN critica plan de seguridad, pero falla en sus estados”, y así es.

El trabajo de investigación resalta que el político michoacano, Marko Cortés Mendoza, criticó la estrategia de seguridad del presidente López Obrador al señalar que “con expresiones optimistas” no se combate la violencia, pues “de acuerdo con el Secretariado de Seguridad Pública en los 43 meses de administración se han registrado 124 mil 414 muertes violentas”.

El tema de la seguridad ha sido el tópico recurrente del panista, como también de la senadora Kenia López Rabadán, que ambos usan una supuesta crítica –a manera de propaganda y publicidad– al ejercicio gubernamental federal.

Ellos, son quienes de manera férrea exigen al gobierno morenista abandonar la estrategia que busca llegar a la raíz del problema que indudablemente vivimos, que no se puede negar, pero que heredó de una década atrás.

Ni uno, ni otro, plantean mejorar salarios, educación, valor social o combatir la pobreza; prefieren continuar con la guerra que declaró el expresidente Felipe Calderón en diciembre de 2006 que se conoció como: “Operativo Conjunto”.

La periodista Elia Cruz nos deja ver un dato impactante. Guanajuato es la entidad con más homicidios dolosos en el territorio nacional; durante los 43 meses que lleva la administración de López Obrador al frente del país, la entidad que gobierna Diego Sinhue Rodríguez Vallejo acumula 15 mil 277 muertes dolosas, culposas y feminicidios.

Chihuahua, tierra que gobierna Maru Campos Galván, suma 8 mil 637 muertes violentas, en tanto que Tamaulipas, gobernada aún por Francisco Javier García Cabeza de Vaca, presenta una cifra cumulada de homicidios de 4 mil 746, de los cuales 610 se han registrado en el último año.

Marko Cortés reclama al gobierno federal su estrategia de seguridad, pero no mide con la misma vara las administraciones del blanquiazul y evita señalar que un porcentaje elevado de delitos de alto impacto, se registran en los gobernados por el PAN. Desde luego, lo mismo hace López Rabadán y otros más.

Lo mismo profesan un rechazo total al jefe del ejecutivo. Evidentemente no le otorgan ni una palomita y menos van a aceptar que, cuando gobernó Felipe Calderón, declaró una “guerra” para legitimar su arribo a la silla presidencial, luego de muchas dudas sobre su victoria electoral, y que, se asió de la “Iniciativa Mérida” porque le representaba una columna económica fundamental a favor de su guerra.

Interesante, insisto, las cifras que nos presenta Elia Cruz en su trabajo porque evidencia el verdadero talante del presidente panista, pues, mientras acusa a López Obrador de “engañar” a la gente con datos estadísticos del Inegi, presume otros datos, que los gobiernos panistas dan resultados en materia de seguridad y que sus estrategias funcionan, cuando las cifras y los hechos nos dicen otra cosa, que en Guanajuato, Chihuahua y Tamaulipas la seguridad no funciona y que es necesario cambiarla por una que sí dé resultados. Su problema se llama doble moral.

Punto Cero

La relatora Esmeralda Arosemena de Troitiño de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) concluyó una visita a México y constató que 22 grupos de personas indígenas tsotsiles, de Chiapas “viven con miedo” a perder su vida. “La población vive con miedo y eso tiene un efecto en la salud y sobre todo en la vida de mujeres y menores de edad”, afirmó. El Centro de Derechos Humanos «Fray Bartolomé de las Casas» anunció que no dejará de acompañarlos; pero lo cierto es, ¿qué dice el gobernador Rutilio Escandón Cadenas?

* Esta columna se publicó de manera original en ContraRéplica.

* Periodista mexicano | @JoseVictor_Rdz

¡Conéctate con Sociedad Noticias! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Síguenos enGoogle News