Opinión | Sociedad | Delitos internacionales

Por José Víctor Rodríguez Nájera*

Un documento en poder de este reportero advierte a la comunidad estadounidense radicada en nuestro país, que si cometen algún tipo de delito en territorio mexicano “podrán ser procesados (también) en los Estados Unidos por sus crímenes”.

“La trata de personas” o “esclavitud moderna” son términos que abarcan un mismo fenómeno delincuencial; y sirven para referirse a un delito en el que traficantes explotan y sacan provecho a expensas de adultos o menores al forzarlos a practicar sexo a cambio de dinero. Puede incluir tráfico sexual o trabajos forzados.

Para la trata de personas, México es fuente, tránsito y un país destino. Quienes más se encuentran en riesgo son algunos grupos vulnerables como personas huérfanas y menores en acogida, indígenas o migrantes. Sin embargo, cualquiera puede estar en riesgo de ser una víctima de trata. Los ciudadanos estadounidenses podrían ser víctimas de trata en México, pero también cómplices de este delito.

La embajada estadounidense, donde despacha el exlegislador Ken Salazar, tiene muy claro que la mayoría de los casos de trata ocurren entre miembros de familia, compañeros sentimentales, conocidos, a través de redes sociales o por medio de trampas relacionadas con ofertas de trabajo.

Ken Salazar y Andrés Manuel López Obrador
Ken Salazar y Andrés Manuel López Obrador | @SociedadN_

En México, los traficantes explotan lo mismo a personas adultas o menores de edad en trabajos forzados dentro de la agricultura, trabajo doméstico, cuidado de infantes, manufactura, minería, el proceso de alimentos, construcción, turismo, mendicidad o comercio informal.

Pero la embajada advierte, en esta ficha informativa, que hay diferencias entre el tráfico y el contrabando de personas, por lo que implicaría un delito y una pena diferente.

Explica que el contrabando es la evasión intencional de las leyes de migración y el cruce ilegal de una frontera internacional. Mientras que el tráfico involucra la fuerza, fraude o coerción para obligar a alguien al tráfico sexual o trabajo forzado.

Pero, ¿por qué la información? Una buena parte de la comunidad estadounidense ocupa el territorio mexicano para hacer negocios lícitos, vacacionar o practicar el turismo campestre. En territorio nacional se sabe que entidades como Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Michoacán y estado de México aportan más del 80 por ciento de las víctimas.

Pero, además, destinos turísticos como Baja California Sur, Sinaloa, Jalisco y Quintana Roo es donde se ponen en práctica este tipo de delitos, según un documento emitido por la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) que ya tiene en sus manos Rosa Icela Rodríguez y Ricardo Mejía Berdeja.

El negocio ilegal es tan lucrativo que ya se han ubicado a grupos delincuenciales de origen estadounidense, ucraniano, español, chino y colombiano; quienes además del trasiego de sustancias ilegales comercian con la vida de miles de personas.

Por este motivo, el gobierno de Joe Biden deja un precedente importante para quienes cometen estos graves delitos; serán perseguidos, detenidos, enjuiciados y presentados ante las autoridades de su país para responder por el grave daño que hacen a la sociedad internacional.

Punto Cero

El Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) sumará un vuelo a Panamá y acumulará 46 en este mismo mes, así lo informó su director general, Isidoro Pastor. Algunos destinos serán La Paz, Mexicali, Huatulco, Puerto Escondido y Oaxaca capital, y comprenden las aerolíneas Viva Aerobús, Volaris y Aeroméxico.

* Esta columna se publicó de manera original en el diario ContraRéplica.

* Periodista mexicano | @JoseVictor_Rdz

¡Conéctate con Sociedad Noticias! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Síguenos enGoogle News