Mario A Medina 1

Opinión | Que no le digan… | Unidad que no es unidad

Por Mario A. Medina                                                            

“La unidad de la coalición Va por México está firme y sólida”, aseguran los coordinadores parlamentarios del PAN, Marko, el gris, Cortés y Jorge Romero; del PRI, Alejandro Moreno y Rubén Moreira, y del PRD, Jesús Zambrano y Luis Espinosa.

¿Será? O, más bien, es una declaración de buenos deseos de estos personajes.

Particularmente grupos de poder al interior del PRI y PAN no están muy de acuerdo de cómo se está “negociando” el reparto anticipado del pastel, es decir, las candidaturas a las gubernaturas del estado de México y de Coahuila (junio de 2023), en primera instancia y, posteriormente, la candidatura presidencial (2024) que iría en paquete con los espacios en la Cámara de Diputados y en la de Senadores.  

Pero, ¿por qué salen a afirmar que la unidad en esa organización “está firme y sólida”?, y es que dice el dicho que “cuando el río suena…».

Muchos de ellos, incluso las bases, ven con desagrado, con recelo al “otro”.

Particularmente el panismo están en desacuerdo en salir a dar la cara por el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, pero se les olvida que varios panistas están acusados de participar en el llamado “Cártel inmobiliario”. Ni unos ni otros cantan malas rancheras, y se dan “un quien vive” con Alito. Los dirigentes hablan  de “unidad”, pues es a lo que apostaron con su dirigente Claudio X. González que niegan, les de línea, pero es claro, porque así se percibe, es que quien marca las directrices al interior de “Va por México”.  

Claudio X. González como testigo, PRI, PAN y PRD | @SociedadN_

En su nota en el diario El Financiero (31/08/22), el propio Víctor Chávez señaló puntualmente que los dirigentes de estos tres partidos “cerraron filas” y que habían acudido al Palacio Legislativo de San Lázaro, (pero) “sin la presencia ni la mención de los senadores”.

Igual destacó: “admitieron que todavía no alcanzan acuerdos para la coalición en el estado de México y en Coahuila en junio de 2023, ni para el 2024”, pero aseguraron que continuarán trabajando, “porque ya vimos y demostramos que juntos podemos ganarle a Morena”, según dijo Marko, el gris, Cortés, cosa que es mentira.

No se debe olvidar que este último presumió lo único que podía presumir cuando el PAN ganó solo dos de seis gubernaturas, Aguascalientes y Chihuahua. Argumentó él,  fue “gracias a la alianza ´Va por México´”, lo que generó una fuerte molestia entre el panismo por compartir el triunfo con el PRI, con su “enemigo” histórico.

Por ejemplo, ha habido fuertes reclamos del gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval y del senador sonorense, Damián Zepeda. Este último ha sido un duro crítico de la alianza opositora, particularmente de Marko -el gris- Cortés a quien le recordó que en las elecciones de Querétaro y Chihuahua hace un año, la alianza no ganó ningún estado como tal, y que la única victoria que obtuvieron fue gracias a la  “identidad panista de los candidatos”.

Interesantes son también las declaraciones de Juan Carlos Romero Hicks, diputado federal quien aspira a la candidatura presidencial de su partido. Si bien no se ha expresado abiertamente contra la alianza, ha señalado que las coaliciones funcionan sólo “con propuestas serias, que tengan liderazgos con perfiles acreditados, con honestidad y competencia probada”.

Su dicho tiene un destinatario, el PRI, por eso ha recomendado a Alejandro Moreno, “poner en la balanza si lo que está haciendo es para contribuir con su partido y con México”.

Al mismo Cortés le ha pedido “escuchar todas las voces, que vaya al encuentro de la ciudadanía y que pueda construir los mejores acuerdos”. Desde luego, lo que le pide es escuchar a la militancia panista que ve con desagrado se tengan que aliar con el PRI, y es que efectivamente “la sobrevivencia del PRI como estructura de poder ha sido responsabilidad del PAN y del PRD”.

De la “unidad” de la que pregonan no se ve por ninguna parte. Por ejemplo, en el estado de México, los grupos de poder del PAN y del PRI creen tener la presencia y confianzas suficientes para ganarle a la morenista Delfina Gómez.

En el PRI mexiquense hay  una interesante lucha por el poder, y en esta ocasión cada grupo tiene su «as» que ya han dejado ver: la diputada federal Ana Lilia Herrera y la secretaria de Desarrollo Social, Alejandra del Moral. Esta disputa intestina se ha  convertido en una roca en el zapato de la alianza opositora.

En el caso del PAN, Marko -el gris- Cortés, se adelantó a los tiempos, y ya le levantó la mano a Enrique Vargas del Villar, quien fue presidente municipal de Huixquilucan. Dijo que “el PAN está listo con quien ha demostrado, sabe gobernar”, lo que generó un fuerte enojo en el priísmo mexiquense.

Y más pronto que tarde, la “nomenklatura” toluqueña ya metió la mano. Por ejemplo, el ex vocero presidencial de Enrique Peña Nieto, David López ya enseñó el colmillo. Afirma que Ana Lilia Herrera puede ser la “buena”,  pero también Alejandra del Moral; “quien sea”, dice, pero el chiste es no perder el estado de México. Incluso, se habla de que ya están pasando la charola a los empresarios de la entidad. Hablan de juntar unos 8 mil millones de pesos para la campaña, de los cuales 2 mil 500 son solo para el día de la elección.

La unidad que presumen nomás no se puede encontrar por ninguna parte. Los golpes bajos entre ellos, es decir entre el PAN y el PRI, ya están de “a peso”.  Por lo pronto, el diario Reforma reveló que Vargas del Villar posee un departamento en Miami con valor de 3.5 millones de dólares que fue adquirido mediante una “empresa de papel” de la cual es el único directivo; que adquirió dos ranchos en el municipio de Huixquilucan, uno de los cuales compró a una persona que llevaba años fallecida. O sea un “tranza y tramposo”.

¿Entonces de cuál unidad nos hablan? No descartemos que en el edomex se podría quebrar la alianza “Va por México”: No hay que perder de vista que, según la encuesta de esta semana de Reforma, el 67% de los encuestados en el país considera que los partidos deben ir por separados a la elección presidencial del 2024.

Un hecho es claro, ni la unidad de la coalición está firme ni está sólida, si acaso por sobrevivencia política sus dirigentes, Marko -el gris- Cortés, Alejandro Moreno y Jesús Zambrano, están firmes en sus dichos, pero sólo en eso.

Que no le cuenten…

Este viernes en la mañanera el Presidente dio a conocer que dos o tres días atrás le envió una carta a  su amigo el presidente de Argentina, Alberto Fernández. A los reporteros les compartió el texto, pero les dijo que, además, agregó un posdata, en el que, diríamos los reporteros, “está la nota”.

La apostilla, más bien parece que va dirigida a un personaje que despacha en Insurgentes y Paseo de la Reforma. O sea te lo digo a ti Alberto para que lo entiendas tú Ricardo:

‘Estás actuando muy bien defendiendo a Cristina. Nunca se debe abandonar a una compañera o a un compañero de pensamiento y lucha, aunque existan discrepancias, porque no sólo es un acto de deslealtad, sino un grave error pensar que los verdaderos adversarios, los conservadores, representan algo bueno para la mayoría de nuestros pueblos. Es una garantía que en este trance tú estés como presidente de Argentina.

*Periodista: @MarioA_Medina

Columna anterior: El imperio de los otros, otros datos

Mario A Medina 2

¡Conéctate con Sociedad Noticias! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Síguenos enGoogle News