Señala la ONU «profundas preocupaciones» sobre régimen de excepción en El Salvador

La ONU señala «profundas preocupaciones» sobre régimen de excepción en El Salvador

Luego de evaluar la situación de derechos humanos en El Salvador, el Comité contra la Tortura de la ONU le ha dado al país centroamericano un año para que informe sobre el cumplimiento de sus recomendaciones.

SN Redacción | Karla Arévalo | VOA

San Salvador, El Salvador.- El Comité contra la Tortura de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dio a conocer este viernes las observaciones finales del Tercer Informe Periódico de El Salvador en materia de derechos humanos y señaló entre sus “profundas preocupaciones” las medidas adoptadas durante el régimen de excepción y el silencio del Estado ante las observaciones hechas en 2009.

“El Comité expresa su profunda preocupación por las graves consecuencias en materia de derechos humanos que presentan las medidas adoptadas por las autoridades en el marco del régimen de excepción, decretado el 27 de marzo de 2022 y aún en vigor, y que hasta la fecha han supuesto la detención de más de 57.000 personas”, señala el informe.

El Comité asegura que las medidas de mayor preocupación son las detenciones colectivas y de carácter discriminatorio, las trabas para que los familiares de reos reciban información, las dificultades de acceso a abogados, el aumento del plazo para comparecer ante un juez hasta de 15 días y las muertes de reos.

¿Qué pide la ONU?

El Comité le pide al Estado salvadoreño prevenir las detenciones arbitrarias. Asimismo que la legislación salvadoreña vaya acorde con los compromisos adoptados por el país en materia de derechos humanos; que las personas permanezcan un máximo de 48 horas y no 15 días en detención administrativa y que el Estado vele por el respeto de los privados de libertad en los centros penitenciarios.

El organismo internacional pidió, además, que El Salvador se asegure de que “todos los casos de muerte durante la privación de libertad sean investigados con prontitud”, incluyendo “cualquier posible responsabilidad de la policía y funcionarios de prisiones” en torno a esas muertes.

Según el Comité, la ONU tiene información sobre 90 personas fallecidas en custodia del Estado tras el régimen de excepción iniciado el 27 de marzo, el cual busca contener la violencia ejercida por las pandillas Mara Salvatrucha y Barrio 18, cuyas filas ascienden a 118.000 miembros, según la Policía.

Con la captura de más de 57.000 personas en los últimos ocho meses, El Salvador es, de acuerdo a la organización de derechos humanos Cristosal, el país con la tasa más alta de presos en el mundo.

Y aunque la sobrepoblación en las cárceles no es un tema nuevo, ahora se ha agudizado, pues el año pasado el sistema penal salvadoreño tenía la capacidad para recluir a 30.864 personas, y sin haber construido un nuevo penal, ahora tiene un aproximado de 94.000 presos, cuya garantía de derechos humanos es de preocupación también para la ONU.

¿Qué otras observaciones tiene el Informe?

La ONU le solicita a El Salvador incorporar la tortura como delito independiente en su legislación, y que las penas sean adecuadas.

También que se investiguen todas las presuntas violaciones de los derechos humanos, incluida la tortura y las desapariciones forzadas ocurridas durante el período de 1980 a 1992, y garantizar el enjuiciamiento de los presuntos responsables. En ese periodo, El Salvador vivió el mayor auge de una guerra civil entre el Estado y fuerzas guerrilleras.

En cuanto a los derechos de las niñas y las mujeres, la ONU pide que haya acceso a medios para interrumpir un embarazo en caso de que este sea consecuencia de una violación o incesto; que la vida de la mujer se halle en peligro o el feto tenga malformación.

En cuanto a la migración, cuyas estadísticas de El Salvador son las más bajas de la región centroamericana, la ONU pide al Estado dar seguimiento a los casos de muertes o desapariciones de migrantes en su tránsito hacia otros países.

Aunque el gobierno de El Salvador estuvo durante dos días en una evaluación virtual con el organismo internacional, al cierre de esta nota no hubo reacciones oficiales ante las recomendaciones finales.

El gobierno de El Salvador no respondió a una solicitud de comentario de la Voz de América sobre el informe. –sn–